domingo, septiembre 20

EVANGELIO DEL DÍA*

0
119

EVANGELIO DEL DÍA*

🌿

Lectura del santo evangelio segun san Mateo (26,14-25):
En aquel tiempo, uno de los Doce, llamado Judas Iscariote, a los sumos sacerdotes y les propuso: «¿Qué estáis dispuestos a darme, si os lo entrego?»Ellos se ajustaron con él en treinta monedas. Y desde entonces andaba buscando ocasión propicia para entregarlo.El primer día de los Ázimos se acercaron los discípulos a Jesús y le preguntaron: «¿Dónde quieres que te preparemos la cena de Pascua?»Él contestó: «ld a la ciudad, a casa de Fulano, y decidle: «El Maestro dice: Mi momento está cerca; deseo celebrar la Pascua en tu casa con mis discípulos.»»Los discípulos cumplieron las instrucciones de Jesús y prepararon la Pascua. Al atardecer se puso a la mesa con los Doce.Mientras comían dijo: «Os aseguro que uno de vosotros me va a entregar.»Ellos, consternados, se pusieron a preguntarle uno tras otro: «¿Soy yo acaso, Señor?»Él respondió: «El que ha mojado en la misma fuente que yo, ése me va a entregar. El Hijo del hombre se va, como está escrito de él; pero, ¡ay del que va a entregar al Hijo del hombre!; más le valdría no haber nacido.»Entonces preguntó Judas, el que lo iba a entregar: «¿Soy yo acaso, Maestro?»Él respondió: «Tú lo has dicho.»


Palabra del Señor

: Mt. 26,14-25: Judas.

1)El dinero: lo lleva a perder a la persona que le da cariño y amor, quien le da una identidad: Jesús. En Judas, el apóstol Juan nos pide que no veamos a una persona, sino más bien a una figura. Porque vos y yo tenemos algo de ese Judas. Porque él entrega a Jesús por monedas, pero capaz que vos entregas a tu familia por monedas, o a la persona que amas por esas monedas que te dan «seguridad» a tu vida. Capaz que después te das cuenta, como Judas, que cuando tenés lo material en tus manos, quedas solo y sin nadie a tu alrededor. Fijate si no estás hipotecando a tu familia. No sea que ya estés con dinero en mano pero entregando a quien amas.


2)Preparar: bueno… ¡A preparar la Pascua! Ya somos conscientes de la cuarentena y todo; pero también se viene la Pascua. A ponerse las pilas y a prepararse. Porque se vienen tres días, que los tenemos que pasar inolvidable, de oración y encuentro con Jesús. Prepara tu corazón, y a disponerse que se vienen días hermosos de celebrar tu fe.


3) Jesús: hasta el último instante busca que Judas se convierta. Le da el lugar de invitado de honor, le da el bocado al comensal selecto, busca en esa cercanía un cambio ¡Cuánto busca Dios tu conversión y tu cambio! Aprovecha, son días para encontrarte con vos y con Dios. Pero Dios, hasta el último instante te busca.