EVANGELIO DEL DÍA

0
300

EVANGELIO DEL DÍA🌸🍃

Mateo (19,3-12):

En aquel tiempo, se acercaron a Jesús unos fariseos y le preguntaron, para ponerlo a prueba: «¿Es lícito a uno despedir a su mujer por cualquier motivo?»
Él les respondió: «¿No habéis leído que el Creador, en el principio, los creó hombre y mujer, y dijo: «Por eso abandonará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán los dos una sola carne»? De modo que ya no son dos, sino una sola carne. Pues lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre.»
Ellos insistieron: «¿Y por qué mandó Moisés darle acta de repudio y divorciarse?»
Él les contestó: «Por lo tercos que sois os permitió Moisés divorciaros de vuestras mujeres; pero, al principio, no era así. Ahora os digo yo que, si uno se divorcia de su mujer –no hablo de impureza– y se casa con otra, comete adulterio.»
Los discípulos le replicaron: «Si ésa es la situación del hombre con la mujer, no trae cuenta casarse.»
Pero él les dijo: «No todos pueden con eso, sólo los que han recibido ese don. Hay eunucos que salieron así del vientre de su madre, a otros los hicieron los hombres, y hay quienes se hacen eunucos por el reino de los cielos. El que pueda con esto, que lo haga.»
🍃🌸MEDITACIÓN DEL EVANGELIO 🌸

Mt. 19, 3-12:

🍃🌸 Dureza de corazón.

1) Ponerlo a prueba:

La vida también te pone a prueba, es esa lucha constante y cotidiana en donde la clave es aprender. De las pruebas que nos pone la vida aprendemos y sacamos conclusiones para seguir viviendo. La universidad y la vida tienen dos cosas iguales y una distinta: la universidad es un lugar para aprender; en la vida también estás para aprender, no naciste sabiendo… En la universidad se te pone a prueba para seguir, en la vida también. Ahora bien, la diferencia es que en la universidad primero se te enseña y luego se te pone a prueba. En la vida es al revés: primero se te pone a prueba y de allí se saca la enseñanza.

2) El amor:

Recordá que la clave del verdadero amor es que haya libertad plena y consentimiento pleno. Es por ello que, cuando te vas a casar, el sacerdote pregunta antes de la toma de juramento si sos libre. Hay veces que no somos conscientes de lo que hacemos y no somos libres, porque nos dejamos llevar. Una crisis que vivimos hoy es el miedo a lo eterno, a esto de «para toda la vida». Y claro que la vida matrimonial es difícil, totalmente. Como la vida sacerdotal también es difícil. Hay dos tentaciones fuertes que afectan a estas vocaciones: la rutina y el activismo.

3) La elección:

Es bueno hacer un parate y preguntarte qué es lo que vos querés para tu vida verdaderamente. Fíjate si estás siguiendo tu interior o solo vivís para quedar bien con los demás. La dureza de corazón es poner solo la mirada en vos sin mirar el todo. Hoy Dios te invita a vivir.