EVANGELIO DEL DÍA

0
286

🌸EVANGELIO DEL DÍA🌸🍃

Mateo (22,1-14):

En aquel tiempo, de nuevo tomó Jesús la palabra y habló en parábolas a los sumos sacerdotes y a los ancianos del pueblo: «El reino de los cielos se parece a un rey que celebraba la boda de su hijo. Mandó criados para que avisaran a los convidados a la boda, pero no quisieron ir. Volvió a mandar criados, encargándoles que les dijeran: «Tengo preparado el banquete, he matado terneros y reses cebadas, y todo está a punto. Venid a la boda.» Los convidados no hicieron caso; uno se marchó a sus tierras, otro a sus negocios; los demás les echaron mano a los criados y los maltrataron hasta matarlos. El rey montó en cólera, envió sus tropas, que acabaron con aquellos asesinos y prendieron fuego a la ciudad. Luego dijo a sus criados: «La boda está preparada, pero los convidados no se la merecían. Id ahora a los cruces de los caminos, y a todos los que encontréis, convidadlos a la boda.» Los criados salieron a los caminos y reunieron a todos los que encontraron, malos y buenos. La sala del banquete se llenó de comensales. Cuando el rey entró a saludar a los comensales, reparó en uno que no llevaba traje de fiesta y le dijo: «Amigo, ¿cómo has entrado aquí sin vestirte de fiesta?» El otro no abrió la boca. Entonces el rey dijo a los camareros: «Atadlo de pies y manos y arrojadlo fuera, a las tinieblas. Allí será el llanto y el rechinar de dientes.» Porque muchos son los llamados y pocos los escogidos.»

Palabra del Señor
🍃🌸MEDITACIÓN DEL EVANGELIO 🌸

Mt. 22,1-14:

🍃🌸 Jesús en cada Misa te invita a una Gran Fiesta.

1) Celebra:

Jesús te invita a celebrar la vida, el misterio de la fe. La Santa Misa cada domingo es una fiesta, es la fiesta de la fe. Es por ello por lo que estamos invitados a celebrar, a compartir el Pan vivo y partido. Jesús es vida y te invita a celebrarla. Cada domingo te espera y te propone que, luego de celebrar juntos esta fiesta, podamos volver a nuestro hogar con paz. Esa paz que solo da Él y que te alienta a mantenerla durante la semana.

2) Excusas:

Somos muchas veces como estos tipos del evangelio. A Dios también le ponemos excusas y hasta incluso ponemos por encima de Él nuestros intereses. Qué difíciles que somos. Nos invita a su fiesta y encima le ponemos excusas. Parece que nuestra prioridad no es Él. En vez de celebrar con Él la vida anteponemos nuestras cosas, que nos llevan a preocuparnos más de la vida. ¿Cuándo va a ser el día que veas la vida de otra manera?

3) El traje:

Es como disponemos nuestra alma para ir al encuentro de Jesús en esta fiesta que celebramos y que es la misma Eucaristía. Es preparar el corazón y el alma para ese encuentro. Es ir con la ropa de humildad, los zapatos de tu nada y tú peinado de alegría.
Hoy celebremos la fiesta de la vida. Cristo vive, Cristo reina y Cristo está!