A partir de agosto, suben las cuotas de colegios privados en Salta

0
255

Los incrementos rondarán el 12 por ciento. Algunos colegios ya los aplicaron. 

A partir de agosto, suben las cuotas de colegios privados en Salta

Algunos colegios llevan sus cuotas a un valor superior a los 31 mil pesos.

Tras el «adelantamiento» de los aumentos que los docentes consiguieron el 28 de junio último, llegaron noticias que son daños colaterales en los bolsillos de los padres que tienen a sus hijos en las escuelas de gestión privada. Se trata de las comunicaciones que indican aumentos en las cuotas de los colegios .

Ahora bien, suben en agosto, pero en muchos lugares ya estaba informado desde antes del «adelantamiento» que anunciara el Ministerio de Educación.

El anuncio paritario consiste en adelantar para junio y julio la última cuota del aumento pautada para septiembre y que era del 11 por ciento, por lo cual cobrarán un 13 por ciento por junio (en lugar del 7 por ciento previsto anteriormente) y por julio recibirán un 9 por ciento (en vez del 4 por ciento preestablecido).

De esta forma, el sector público completará el 45 por ciento del incremento salarial acordado en febrero pasado.

Los porcentajes en los índices de inflación produjeron el adelantamiento. Aseguran que esta medida hace recuperar el poder adquisitivo del salario docente, pero que desequilibra los números de las instituciones educativas de gestión privada. Ese es el principal argumento del aumento.

El Tribuno consultó al presidente del Consejo Provincial de Educación Católica, Roberto Suaina, quien sostuvo que «algunos colegios aumentarán en julio entre un 11 y 12 por ciento para agosto».

Suaina explicó que el «adelantamiento provocó un movimiento en los porcentajes de los costos salariales en algunas instituciones que ya están atravesando una situación que es dramática por la inflación», dijo el dirigente.

Dijo que los porcentajes de los aumentos de cuotas varían en diferentes colegios y que con estas modificaciones, por la inflación que sufre el país, todos los valores vuelven a modificarse sin haberse implementado.

Es decir que ya estaba pensado un aumento que ahora subirá un poco más.

«Porque no es solo salarios docentes. Las instituciones deben afrontar los gastos de mantenimiento de las infraestructuras, el personal administrativo y de maestranza, impuestos, gastos de funcionamiento en donde todo aumenta. El Estado realiza solo un aporte al sueldo de los docentes que va desde un 80 al 20 por ciento, nada más. Entonces, por eso los porcentajes de incremento en las cuotas son variable»s, concluyó Suaina.

Así, la cuota de un colegio secundario laico de zona norte superará los 31 mil pesos. Mientras que el resto de los tradicionales colegios católicos rondarán entre los 11 y 16 mil pesos mensuales.

Son cifras bastante grandes para los salarios promedios en Salta. Sin embargo, las instituciones aseguran que están en una «situación crítica».

«Es que son muchos los requisitos contemplados en decreto 4203/99 (Régimen de Incorporación para Establecimientos Educativos Públicos de Gestión Privada) para que se pueda obtener el código que permite brindar servicios educativos oficiales», dijo Adriana Prieto, supervisora a cargo de la Dirección de Educación Secundaria.

«Son muchos los requisitos de infraestructura, administrativos, financieros y curriculares que debemos controlar según ese decreto por lo cual asegura mantener un cohorte, inclusive hasta en casos extremos que baje la matrícula. Aseguramos la educación de los chicos cuyos padres deciden enviarlos a colegios privados. Con respecto a los aumentos en las cuotas, también está contemplado en ese decreto y donde dice que solo se permitirán aumentos en las cuotas cuando estén abiertas la paritarias y éstas se muevan en el porcentaje. Actualmente, en Salta no están cerradas las negociaciones y es por eso que tras el último adelantamiento se permiten los incrementos», concluyó la funcionaria.

Como siempre, la realidad tienen sus epifanías laicas. La Cooperativa de Educación Salteña, que es más conocido como el colegio Codesa, mantendrá la cuota como a principio de año, es decir en 15 mil pesos. Es una institución educativa de gestión privada, mixta, de jornada simple y de formación laica.

El Codesa ofrece servicios educativos en la modalidad de educación común en 3 niveles: jardín de infantes, nivel primario y nivel secundario. El nivel secundario otorga el título de Bachiller con orientación en Ciencias Sociales & Humanidades.

Hay todo un paradigma que guía hasta en las definiciones de las palabras, ya que se informa que al ser una cooperativa los padres realizan «aportes» y los docentes reciben «percepciones». La idea de gasto se transforma en inversión y la educación deja de ser una mercadería porque básicamente no tienen lucro. Ese colegio no recibe aporte del Estado y mantiene una disposición áulica con entre 20 y 25 estudiantes. Este mes también se espera una suba en le boleto de coletivo

Suben también los transportes

Se estima que el aumento se aplicará después de las vacaciones de julio.

Quienes también adelantaron un aumento en las cuotas son los transportes escolares, quienes aún no aumentaron ni un peso a pesar de los incrementos (y faltantes) en el gasoil. 

“Nosotros seguimos cobrando la misma cuota de marzo, pero todos sabemos que los costos no son los mismos; los estamos absorbiendo. Especialmente con el gasoil que por las características de las combis tenemos que cargar el premium. Es por eso que decimos que trabajamos para que se enriquezca YPF”, dijo Nilda Bini.

En números reales, el diesel Infinia costaba $110 en enero de 2022. El último aumento lo llevó a 170 pesos, es decir un aumento del 60%. Ellos no pueden subir, a mitad del primer cuatrimestre, las cuotas porque quedarían sin chicos para trasladar. Pero se viene un aumento que lo aplicarán a la vuelta del receso de invierno.

“Los transportes escolares trabajamos desde las 6 y hasta las 22 en las calles. A las 18 salen los chicos del turno tarde, los dejamos y luego tenemos que seguir buscando el combustible por las dudas; es decir que siempre tenemos el tanque lleno. Trabajar tantas horas para ganar menos es una situación que ya está llegando al límite”, dijo Bini.