Acuerdo con el FMI: cuáles son los puntos que más cuestiona la oposición

0
114

Martín Guzmán defendió el entendimiento técnico ante los diputados de las comisiones de Presupuesto y Finanzas

El ministro de Economía de la Nación, Martín Guzmán, aseguró que “la única alternativa que tiene Argentina para hacer frente a los vencimientos” con el Fondo Monetario Internacional (FMI) es el acuerdo alcanzado con el organismo multilateral y advirtió sobre lo “desestabilizante” que puede ser para el país “no contar con las condiciones” para refinanciar la deuda de 44.500 millones de dólares que contrajo el expresidente Mauricio Macri.

Al participar del plenario de las comisiones de Presupuesto y de Finanzas con el que comenzó el análisis del proyecto enviado por el Poder Ejecutivo al Congreso, el funcionario dijo que “es un principio de solución a un problema muy grave para el desarrollo de la Argentina”.

Desde la bancada de Juntos por el Cambio, y otros espacios políticos, así como también algunos sectores de la coalición gobernante (como La Cámpora) cuestionan algunos aspectos clave del proyecto.

Según indica el canal TN, el principal impedimento que aparece a los planes del Gobierno de tener aprobado el acuerdo antes del 22 de marzo, cuando vencen US$2800 millones con el FMI, es que el proyecto no solo habilita al Ejecutivo al entendimiento, sino que obliga a las otras fuerzas a avalar “un plan económico con el que no estamos de acuerdo”, como señalaron distintos dirigentes.

¿Qué otros puntos se cuestionan?

El acuerdo es de facilidades extendidas (EFF, por sus siglas en inglés), fija un período de gracia de 4 años y medio, por lo que los primeros pagos se efectuarán desde 2026 y hasta 2034.

Entre 2022 y 2026 habrá desembolsos del FMI para cubrir los vencimientos originales y acumular reservas. El primer desembolso, de 11, será de US$ 9800millones para este mes.

Para que el staff técnico habilite los desembolsos, la Argentina deberá cumplir las metas de reducción del déficit fiscal, que es el eje del acuerdo con el FMI. En ese sendero, se fijan metas de rojo primario de 2,5% del PBI en 2022, de 1,9% del PBI en 2023 y de 0,9% en 2024.

El sendero fiscal se financiará “principalmente mediante una firme expansión de la deuda pública denominada en pesos y el apoyo de la comunidad internacional, lo que facilitará la eliminación total del financiamiento monetario del déficit para finales de 2024″.

Se revisarán las tarifas tanto de usuarios residenciales como no residenciales y las subas más importantes se darán en “aquellos sectores con mayor capacidad de pago”.

Se acordó un mayor control sobre contribuyentes para mejorar la recaudación y un cambio en la metodología de revaluó inmobiliario (en CABA dijo la jefa de la AFIP, Mercedes Marcó del Pont) para sumar recursos vía el Impuesto sobre los Bienes Personales.

El acuerdo entiende a la inflación como un fenómeno multicausal y no exclusivamente monetario. Se estima una inflación de un piso de 38% y un máximo de 48% para este 2022 y un sendero de descenso de 5 puntos porcentuales por año para los siguientes.

El Gobierno dijo que no habrá ningún salto brusco en el tipo de cambio; es decir, no habrá una devaluación abrupta. Se mantendrá el esquema de tipo de cambio competitivo a través de la flotación administrada como estrategia cambiaria.