Aferrado a Guzmán, Alberto ya ni controla las internas en su Gabinete

0
53

Nota extraída de TN por Beto Valdéz

En el equipo ministerial ya se perciben varias grietas. Los funcionarios más políticos pierden la paciencia por el estilo del jefe de Estado y su encierro en la mesa chica. También hay internas dentro de su entorno y encima Martín no es muy popular entre sus colegas 24 mayo, 2022

“Estamos entrando en la peor etapa política, el entorno presidencial es cada vez más reducido, varios ministros albertistas pasaron al escepticismo total y ya hay peleas por todos lados”, comenta con resignación una fuente oficial que suele visitar la Casa Rosada. En forma coincidente el establishment del peronismo considera que Alberto Fernández ya ni puede conducir a su equipo ministerial.

“Se está inmolando por sostener a Martín Guzmán que ya sabemos que no es Messi precisamente, no quiere sentarse con Cristina y con sus errores nos lleva diariamente a empezar a tomar distancias de su gestión”, comenta un intendente bonaerense. Casi nadie entiende las razones por las cuales transformó a un ministro de Economía con una prestación mediocre y poco feeling con sus colegas en una figura imprescindible.

“Ya no se puede ir a Olivos, el encierro de Alberto es cada vez peor, está convencido que la da vuelta y que es nuestro mejor candidato, se da manija y su entorno ya empieza a ser parte del problema”, hizo catarsis el fin de semana un ministro con un grupo de referentes del oficialismo. Los ministros más políticos, Gabriel Katopodis, Juancho Zabaleta, Jorge Ferraresi ya ni disimulan que han perdido la paciencia y “ya no hay tiempo para jugarse la heroica porque vamos a terminar muy mal”.

Las quejas de estos funcionarios son parecidas a las que hace trascender el jefe de Gabinete, Juan Manzur. Todos apuntan contra el estilo presidencial, pero están muy molestos con la mesa chica que conforman Julio Vitobello, Santiago Cafiero, Gustavo Beliz y Vilma Ibarra. “No colaboran en nada para sacarlo a Alberto del encierro y encima algunos están peleados entre ellos”, los define un vocero enojado con ese entorno.

También se escuchan críticas contra la vocera presidencial, Gabriela Cerruti, a quien consideran cada vez más influyente en el proceso de toma de decisiones del jefe de Estado. Ni hablar de los cuestionamientos a Guzmán y a su equipo económico. “Acá hay mucho amateurismo, total si chocamos se vuelve a Columbia. Gabriela al periodismo y Beliz al BID, no tienen nada que perder, ni siquiera saben lo que es tener un distrito que cuidar y estar pendientes de los votos en el territorio”, se queja uno de esos ministros.