Alberto Fernández, el primer jubilado anticipado

0
113

Nota extraída de TN por Diego Sehinkman

Aunque esta tarde el presidente se mostrará nuevamente en un acto, Cristina ya tiene definida la nueva estrategia: reducir la exposición del mandatario, muy desgastado por las fotos de Olivos y la gestión de la pandemia

El presidente tuvo un sueño –una pesadilla-. Soñó que estaba en Casa Rosada, junto a la titular de ANSES, Fernanda Raverta, y al nuevo jefe de Gabinete, la “estrella hiperkinética” Juan Manzur, en el anuncio de las jubilaciones anticipadas.

Entonces Manzur tomaba el micrófono y con una sonrisa anunciaba la medida: “A partir de ahora los presidentes de la nación que no hayan cumplido los cuatro años de mandato y que resulten un estorbo en la campaña, van a acceder al beneficio de la jubilación anticipada”.

Todos aplaudían menos Alberto, aturdido. Manzur le palmeaba la cara y le decía frente al auditorio: “No importa que no hayas aportado. Te jubilamos igual”. Y lo invitaba a retirarse del escenario.

En rigor, la pesadilla empezó el 12 de septiembre, con los resultados de la PASO. Y aunque esta tarde Alberto Fernández se mostrará nuevamente en un acto, Cristina Kirchner ya tiene definida la nueva estrategia: reducir la exposición del presidente, muy desgastado por las fotos de Olivos y la gestión de la pandemia.

Cambio en el primer equipo K: sale la púa rockera de Alberto, entra la cruz de Manzur

Hubo un tiempo en que Dios era Néstor. Por eso Cristina hablaba de “Él”. Pero todo quedó en el pasado. Con Manzur, “Él” vuelve a ser el “Él” original. Escuchemos al jefe de Gabinete: “Recién una señora me dijo “que Dios lo ayude”.

Y yo digo ahora en público: ojalá que Dios nos ayude, que nos dé una manito, porque realmente nos hace falta para seguir saldando todas las deudas que la Argentina tiene”.

Y así, por obra y gracia de un urnazo, el kirchnerismo dio formalmente por pausada la etapa “progre”, encarnada hasta las primarias por Alberto, el “profe universitario”, “verde”, guitarrista y amante del rock nacional y nos puso en vidriera a un peronista conservador y religioso de Tucumán, denunciado por impedir el aborto de una nena de 11 años violada por la pareja de su abuela. ¿Por qué el peronismo es un “movimiento”? Porque es capaz de moverse de la púa de Spinetta –que el presidente atesora, orgulloso- a la cruz y el rosario. Y de “La Biblia” de Vox Dei a la Biblia, a secas. Atención romantizadores del kirchnerismo: Cristina acaba de darles una lección de realpolitik: cuando el peronismo está en crisis, pragmatismo mata progresismo y feminismo.

¿Por qué Manzur pidió la ayuda de Dios?

Tres razones:

1- por su mirada religiosa de la vida.
2- Porque será un gran madrugador, pero no es un gran orador (generó los primeros enojos en Casa Rosada su pedido a Dios, confesión de impotencia).
3- porque el gobierno todavía no tiene discurso, es decir, narrativa ni épica para salir a jugar el segundo tiempo el 14 de noviembre. Repartirán de todo, pero no saben qué decirle a tanta gente que aprendió a recibir el regalo y luego votar otra cosa.

En definitiva, el kirchnerismo se encuentra por primera vez en 14 años que gobernó con un panorama que no tiene antecedentes:

1- No tienen plata genuina (emitirán, a riesgo de armar su propia bomba).
2- No tienen votos.
3- No generan épica (lo jóvenes no se hacen kirchneristas ni tienen el Nestornauta en la repisa).
4- No tienen chivo expiatorio: Alberto perdió a nivel nacional, pero Kicillof también lo hizo en la provincia de Buenos Aires, al igual que La Cámpora y que Alicia K en Santa Cruz. Además, el “ah, pero Macri” dio signos de agotamiento como fórmula justificadora.

El tiempo de los ministerios ocupados por investigadores y doctores en Ciencias Sociales ha llegado a su fin y ahora, cuando el avión se mueve, Cristina le reza a Manzur, a Aníbal Fernández y a los intendentes. Todo el pasado por delante. ¿Por qué a ellos? Porque tienen “músculo político”. ¿Qué significa “músculo político”? Es un eufemismo que significa “no tenemos banco de suplentes, por eso, sin hacerles un Veraz, fuimos a buscar a gente que agilice la ejecución de los presupuestos (poner “platita” en el bolsillo) y que busque casa por casa a los que no fueron a votar”.

Dicho de otro modo: en un intento desesperado de suavizar la derrota y al menos conservar el quorum en el Senado, se viene el plan “todo para todos”. Irán por arriba y por abajo: por arriba, la avioneta va a tirar billetes. Por abajo, en el territorio, los intendentes y punteros deberán arriar a los ausentes de las PASO hasta las urnas. Por eso Alberto fue, en su primera excursión post derrota, a José C. Paz, distrito donde el intendente le garantizó un triunfo. Cómo cambiaron los tiempos. De las filminas con Pedro Cahn al poncho de Ishii.

Pero difícil que el chancho chifle. En este cuarto gobierno K, la empatía no es el plato de la casa. Después del éxito de la foto de Mayra Mendoza operada en el hospital Austral, mientras un hospital de Quilmes se cae a pedazos, la ministra de salud del Frente de Todos al Otamendi redobló la apuesta y eligió otro de los más exclusivos sanatorios privados de Argentina para extraerse el apéndice.

Por cierto: el apéndice de Vizzotti. El único órgano estatal que aceptó un recorte.