Alberto se enfoca en la unidad y manda mensajes a Massa y a Cristina Kirchner para bajar tensiones

0
127

El Presidente pidió “dejar las disputas de lado” luego de que la Vicepresidenta presionara al ministro de Economía de forma pública. Aún no hay definición sobre la organización del acto por el 17 de octubre.

Enfocado en sostener la gobernabilidad y llegar de manera ordenada a las elecciones de 2023, Alberto Fernández envió mensajes de unidad hacia el interior del Gobierno en momentos en los que crece la tensión tras el pedido público de Cristina Kirchner al ministro de Economía Sergio Massa.

Es que por estos días en la coalición de Gobierno hay diferencias respecto a la posible suspensión de las PASO-este martes La Cámpora se inclinó por su suspensión-, la organización del acto por el 17 de octubre y la supuesta falta de medidas para bajar la inflación.

Durante un acto en Córdoba junto al gobernador Juan Schiaretti por la firma del contrato entre la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE) y la empresa VENG para avanzar en el desarrollo del lanzador argentino de satélites Tronador II, el Presidente pidió “que las disputas aparezcan cuando haya que votar, pero que después todos unamos esfuerzos para hacer más simple la vida de los argentinos”.

“Tenemos que estar orgullosos (…) habla muy bien de nosotros, habla de esa mirada de futuro que necesitamos, de la necesidad de integrarnos, de la necesidad de dejar las disputas de lado. Las disputas que aparezcan cuando hay que votar, pero que después todos unamos esfuerzos para poder llegar a cada argentino y argentina y hacerle más simple su vida”, planteó el jefe de Estado.

Cuáles son los motivos de la nueva disputa en el Gobierno

Sergio Massa, Alberto Fernández y Cristina Kirchner, los tres principales referentes del Frente de Todos. (Foto: Reuters)
Sergio Massa, Alberto Fernández y Cristina Kirchner, los tres principales referentes del Frente de Todos. (Foto: Reuters)

La decisión de Alberto Fernández de entrar en “modo equilibrista” ocurre en medio de una escalada de tensión en el peronismo tras el período de tregua acordado por el ataque a Cristina Kirchner y el pedido de prisión en su contra.

La posible suspensión de las PASO 2023, una inflación que genera roces internos, el acto del próximo 17 de octubre y los rumores de cambios en el Gabinete nacional reactivaron las diferencias entre “albertistas”y el kirchnerismo, con acusaciones cruzadas entre ambos sectores. Incluso Sergio Massa, que se mantenía ajeno a las internas, quedó involucrado en una polémica luego de que la Vice le reclamara más intervención en el sector alimentario.

El Presidente no quiere que se repita el escenario de inestabilidad económica que se abrió tras la renuncia de Martín Guzmán. Sabe que el panorama económico es complicado: de fondo está el tema aumento de tarifas, que se postergó por los presiones de La Cámpora e intendentes y gobernadores cercanos al kirchnerismo.

Alberto Fernández busca equilibrio para evitar fricciones internas. Foto: REUTERS/Matias Baglietto.
Alberto Fernández busca equilibrio para evitar fricciones internas. Foto: REUTERS/Matias Baglietto.Por: REUTERS

Días atrás, tras conocerse los números de la pobreza, la Vicepresidenta le reclamó a Sergio Massa más intervención en el sector alimentario. “Las empresas han aumentado muy fuerte sus márgenes de rentabilidad”, escribió en un hilo de Twitter, en su primera crítica pública al ministro de Economía desde su desembarco en el Gobierno.

Unas horas después, Gabriel Rubinstein, el vice de Massa, desafió públicamente a CFK: respondió que el problema no es que las empresas ganan mucho, sino que el tipo de cambio está desfasado. Aclaró que es necesario unificar el mercado de cambios, pero que ahora no están dadas las condiciones.

Por otra parte, la Vicepresidenta sabe que la inflaciónno cede y que se espera que se mantenga alta, según informes preliminares del INDEC, lo que le suma presión a las paritarias en un contexto de tensión con el sindicalismo.

Las proyecciones del Instituto Nacional de Estadística y Censos advierten que el próximo índice de inflación se ubicaría entre el 6,6% y el 7% impulsado por las subas en alimentos y servicios, en línea con el índice de agosto que fue del 7%, según el organismo oficial.

F: TN (*) Con la colaboración de Bruno Yacono.