Alertan que la caída de los bonos en pesos podría acelerar aún más la inflación

0
141

La maniobra del Banco Central para emitir pesos y recomprar los bonos que son rechazados por inversionistas puede tendrá consecuencias negativas

La llegada de Silvina Batakis al ministerio de Economía en reemplazo de Martín Guzmán agravó la incertidumbre económica que impera en el país en los últimos meses. A la alta inflación y los problemas de crecimiento se le suma un tercer problema que no es percibido por el común de los argentinos pero que puede ser un golpe final para la economía: el derrumbe del mercado de bonos en pesos.

Hasta ahora para del déficit fiscal que poseen las arcas del estado era financiado con la emisión de deuda con bonos emitidos por el Tesoro Nacional. Sin embargo, el derrumbe de su valor ha aumentado el rechazo entre inversionistas dejando al Gobierno con la emisión monetaria como único recurso para hacerse de pesos aunque luego su costo venga con una aceleración de la inflación que en el contexto actual podría desencadenar en una hiperinflación.

Claudio Loser ex director del Hemisferio Occidental del FMI, afirmó a LPO: “Yo solía ser un optimista moderado, pero mi gran temor ahora es el derrumbe de los bonos en pesos. Si bien es cierto que hay problemas con bonos en dólares también, la catástrofe puede venir por ahí”.

En este escenario, el Banco Central salió al mercado a comprar los bonos que no renueva el mercado con emisión de pesos, pero esta maniobra de último recurso tiene un límite. “Hoy el Banco Central está funcionando como prestamista de última instancia, emitiendo para comprar bonos del Tesoro y sostener el precio”, aseguró Martín Vauthier, director de EcoGo, al mismo medio.

Entre diversos economistas que sigue esta situación hay coincidencia de que la única posibilidad de traer calma al mercado y comenzar a salir de este problema es con un programa económico en el que Batakis evidencie su intención de reducir el déficit fiscal y de qué manera lo hará.

Precisamente, esto vuelve a ser un tema de discordia en el Frente de Todos con un cristinismo reacio a cualquier plan que vaya en pos de un ajuste para sanear las cuentas públicas. El FMI viene auditando los números del estado argentino y ahí puede estar la clave para encontrar una salida transitoria al problema: Batakis le pedirá al board en Washington quitar el dinero que se destina a la importación de energía como parte del déficit.

Sin embargo las posibilidades de que acceda no son muchas: “El precio de petróleo y gas viene en caída con lo cual ese no puede ser un argumento que el FMI valide. En todo caso el Fondo puede modificar la línea base debido a la inflación y al shock internacional”, opinó Loser. Y agregó: “El problema que mira el Fondo es como se financia el Estado. Si la idea es gastar más por razones políticas, lo que se viene va a ser realmente muy complicado”.