miércoles, mayo 22

Allanan y clausuran la cancha de Chicago, por la violación del aforo en el acto de Alberto Fernández

0
290

El Presidente vuelve a incumplir las normas que él mismo dicta. Esta vez, la fiscal de la Unidad Especializada en Eventos Masivos, Celsa Ramírez investiga el incumplimiento en el aforo en la cancha de Chicago, donde Alberto Fernández encabezó un acto con movimientos sociales. El juez Alejandro Buján, a cargo de la causa, ya dispuso el allanamiento y la clausura del estadio de Mataderos.

Según el decreto presidencial que el propio Fernández firmó, los eventos deportivos y espectáculos masivos pueden convocar al 50% de la capacidad que tienen sus estadios o predios. Y a la luz de las imágenes del superclásico en el Monumental y la posterior imputación a las autoridades del club, con el Presidente no puede haber excepción.

Más aun, las disposiciones de la Ciudad establecen que los eventos, ya sea al aire libre o no, no pueden superar las seis mil personas. En ese sentido, la Justicia porteña imputó a la comisión directiva del club. Las imágenes son elocuentes al mostrar no sólo la falta de distanciamiento, sino más bien el agolpamiento de gente desbordando las tribunas y el campo de juego. Mientras el estadio tiene capacidad para alojar hasta 29.000 personas, se habla de la presencia de al menos 40.000.

Los artículos que se aplicarían son el 205 y 239 del Código Penal y la pena varía entre seis meses y dos años de prisión para quien no acate “las medidas adoptadas por las autoridades competentes para impedir la introducción o propagación de una epidemia”. Pero hay que preguntarse además, siendo la máxima autoridad del país, qué responsabilidad le cabe a Alberto Fernández como funcionario público.