martes, abril 16

Alquileres: el «stand by» del Gobierno paralizó las nuevas operaciones y se disparan los precios

0
132

En las inmobiliarias señalan que la indecisión oficial tiró abajo las pocas tratativas en marcha. Mientras, siguen los incrementos por la ley vigente

>

El amague fue la peor decisión, afirman en las inmobiliarias. La renovada quietud del Gobierno tras dejar trascender que desactivaría la ley de alquileres inyectó una sobredosis de incertidumbre que terminó paralizando por completo las operaciones. En este tramo de abril los nuevos contratos brillan por su ausencia mientras que, para los inquilinos, el escenario también se ha vuelto peor: en tanto la normativa continúa vigente, las subas ajustadas por inflación y paritarias ya se ubican en torno al 95 por ciento.

Desde el ámbito de la comercialización señalan que el oficialismo «se quedó ahí tras los comentarios y las promesas de anuncios». Y que, al menos hasta ahora, «lo que pudo haber sido murió ahí«.

«El mercado quedó como si todo esto hubiese sido un sueño», reconoció a iProfesional Marta Liotto, titular del Colegio Profesional Inmobiliario (CPI). «Ahora no hay oferta y el porcentaje de ajuste sigue en ascenso», añadió.

«No sabemos a esta altura qué pensar. Porque la política incluso parece girar hacia otro lado con la situación en torno a las elecciones en la Ciudad y las decisiones de Horacio Rodríguez Larreta. Nadie desde el Ministerio de Economía, la Cámara de Diputados o la Casa de Gobierno se ha pronunciado respecto de qué pasará finalmente con la ley», dijo la directiva.

«A una semana de los titulares, no hay novedades. En las inmobiliarias hay muchos inconvenientes: los tiempos corren y los plazos para las firmas se achican. No sabemos que puede llegar a pasar con los nuevos contratos que surjan», agregó.

Ley de alquileres: otra suba récord en este tramo de abril

Liotto informó que, a partir de la normativa vigente, los alquileres para quienes en este tramo de del mes de abril deben cumplir con el ajuste anual enfrentan incrementos mínimos del 93,7 por ciento.

La incertidumbre en torno al futuro del marco vigente congeló las tratativas.

La incertidumbre en torno al futuro del marco vigente congeló las tratativas para nuevos contratos.

Las subas que se aplican cada mes son el resultado de un coeficiente que, establecido por el Banco Central (BCRA), combina los números de la inflación justamente mensual y los incrementos salariales acordados en las paritarias.

Desde su implementación hace dos años y medio, el coeficiente en cuestión acumula una suba superior al 265 por ciento.

«La movida del Gobierno terminó transformándose en una suerte de testeo del mercado y la opinión pública. A días de lo que se dejó trascender queda en evidencia que el oficialismo salió a medir la voluntad popular ante la posibilidad de suspender o derogar la ley. En realidad, la idea inicial del Gobierno era justamente la derogación. Pero se encontraron con que una acción así roza la ilegalidad», comentó a este medio otro referente de la actividad inmobiliaria, en estricto off the record.

«El Gobierno entiende que pasar por el Congreso implicaría afrontar un proceso de meses y por eso no movió las piezas en los últimos días. Lamentablemente, la posibilidad de un cambio positivo para el sector se termina diluyendo por esta imposibilidad de aplicar la derogación. El oficialismo parece estar apurado o, en todo caso, no estar muy interesado en completar ciertos procesos», añadió.

Reacción negativa en el mercado

En medio de la incertidumbre, la reacción del nicho ha sido de una retracción violenta de la oferta, combinado con la postura de múltiples propietarios de cancelar reservas y pre acuerdos.

Fuentes del CPI señalaron que la disponibilidad de unidades retrocedió a menos de 1.100 casas y departamentos en alquiler tras conocerse la decisión oficial de cambiar la normativa. El promedio histórico es del orden de los 6.500 inmuebles.

La oferta de alquileres extensos no ha dejado de acotarse desde que rige la ley actual.

La oferta de alquileres extensos no ha dejado de acotarse desde que rige la ley actual.

«Los inquilinos con contratos se comunican para saber cómo les afecta toda esta situación, mientras que los propietarios retiran departamentos», comentó a este medio Marta Liotto, titular de la entidad.

«A las personas que tienen contratos vigentes les informamos que todo sigue según lo firmado», afirmó.

Liotto sostuvo que «para nosotros este contexto es un problema. Llaman y dicen que, si volvemos a los dos años de contratos y la libre pactación de precios, como ocurría antes, mejor esperar para volver a alquilar el inmueble. El Gobierno hizo anuncios sin respaldo que complicaron la situación».

Mientras tanto, en el ámbito de los inquilinos se acumulan las quejas por la decisión de los propietarios de congelar o directamente anular las reservas concertadas en las últimas horas.