Amenazas, reclamos y un pedido fuera de contrato: los párrafos más fuertes de la carta del Gobierno a Rusia

0
316
La carta enviada por Cecilia Nicolini al titular del Fondo Ruso de Inversión expuso los incumplimientos por parte del país euroasiático, pero además dejó a la vista el modo de negociar del Gobierno argentino, que apeló a amenazas geopolíticas La revelación de una carta enviada por la asesora presidencial, Cecilia Nicolini, al Fondo Ruso de Inversión dejó en evidencia la tensa relación entre la Argentina y los productores de la Sputnik V, cuya segunda dosis se encuentra demorada.

A lo largo de la misiva revelada por La Nación se leen amenazas, reclamos e incluso una advertencia geopolítica por parte del Gobierno argentino, quien le recuerda a los rusos que acaban de firmar acuerdos con Estados Unidos para acceder a sus vacunas.

“Entendemos la escasez y las dificultades de producción de hace algunos meses. Pero ahora, 7 meses después, todavía estamos muy atrasados, mientras comenzamos a recibir dosis de otros proveedores de forma regular, con horarios que se están cumpliendo. Además, acabamos de emitir un decreto presidencial que nos permite firmar contratos con empresas estadounidenses y recibir donaciones de Estados Unidos. Las propuestas y entregas son para este año y también incluyen la pediatría, que es otra ventaja. Le pedimos a su equipo que compartiera un protocolo para pediatría para que pudiéramos realizar un estudio aquí, pero seguimos sin recibir nada”, explica Nicolini, en tono amenazante, al titular del Fondo Ruso de Inversión.

Por otro lado, Nicolini denunció en su carta las demoras que sufrieron los componentes producidos en Argentina y que debían ser aprobados por Rusia. “Richmond envió las primeras dosis para pasar el control de calidad el 16 de junio. Nos han dicho que este proceso tardaría entre 10 y 15 días. Es 7 de julio y todavía no está listo y no estará listo para el 9 como lo pidió amablemente el Presidente, después de los días necesarios. Las dosis están en Rusia desde hace más de 21 días…“, escribió Nicolini.

Además, en otro tramo de la misiva, Nicolini denuncia que desde Rusia presionaron al laboratorio Richmond para que le facture al Estado argentino todas las vacunas que tenía planeado producir, para recibir los pagos de manera anticipada. Según denuncia Nicolini, esto no se encontraba estipulado en el contrato. “Me gustaría agregar que alguien de su equipo de producción le está pidiendo a Richmond que le pida al Ministerio de Salud que facture y reciba el pago completo de las dosis producidas aquí. Como puede comprender, no podemos cambiar nuestro contrato, y mucho menos tener un intermediario local en esto y pagar una recaudación de impuestos. Podría ser un gran problema político y de opinión pública para todos nosotros si cambiamos una carta de nuestro contrato original. Siempre estamos ansiosos por encontrar soluciones pero nunca fuimos informados oficialmente por usted, con quien tenemos el contrato, para estudiar esta opción”.

Cerca del final, Nicolini le recuerda que desde Argentina se encargaron de colaborar de manera internacional para que la vacuna sea aceptada y reconocida en el mundo. De hecho, le menciona un estudio pronto a publicarse donde Argentina contará los resultados que las dosis tuvieron en la población. Tras mencionar esto, le advierte que, de no cumplir con el contrato y los tiempos de entrega, Argentina se vería obligada a romper el acuerdo. “Pronto, se publicará un nuevo estudio en una revista de revisión entre pares sobre la eficacia, la efectividad después de 6 meses y la respuesta a nuevas variantes. Respondimos siempre haciendo todo lo posible para que Sputnik V sea un gran éxito, ¡pero nos estás dejando muy pocas opciones para seguir luchando por ustedes y por este proyecto! Y como también mencioné una vez, nos enfrentamos a un proceso judicial debido a estas demoras como funcionarios públicos, lo que pone en riesgo a nuestro gobierno”.

Leé la carta completa

Como mencioné hoy, nuevamente nos encontramos en una situación muy crítica. Esperábamos que después de la conversación que tuvimos contigo, Carla, Kirill y yo hace un par de semanas, las cosas fueran más sencillas. Pero incluso empeoraron. Seguimos esperando una cantidad mínima del componente 2 para completar los tratamientos al menos de las personas con más de 90 días de intervalo mínimo. Fuimos muy proactivos para encontrar una solución a las dificultades que tenía con esto, pero ni siquiera pudimos tener el mínimo.

Leé la carta original en inglés

Necesitamos urgentemente al menos 1 millón de dosis para vacunar a las personas mayores este fin de semana. Compartimos contigo el Excel con el mínimo requerido varias veces. Todavía necesitamos recibir las dosis pendientes del componente 1 también. Según el contrato, aún quedan 18.734.185 dosis (5,5 M C1 + 13,1 M C2). Todavía estamos esperando el calendario de entregas de julio que accedió a enviar en esa llamada también.

No lo recibimos. Incluso podemos pensar en algún momento en recibir más C1 que C2, o pensar en nuevas estrategias, pero urgentemente necesitamos algo de C2. En este punto, todo el contrato corre el riesgo de ser cancelado públicamente. Entendemos la escasez y las dificultades de producción de hace algunos meses. Pero ahora, 7 meses después, todavía estamos muy atrasados, mientras comenzamos a recibir dosis de otros proveedores de forma regular, con horarios que se están cumpliendo.

Además, acabamos de emitir un decreto presidencial que nos permite firmar contratos con empresas estadounidenses y recibir donaciones de Estados Unidos. Las propuestas y entregas son para este año y también incluyen la pediatría, que es otra ventaja. Le pedimos a su equipo que compartiera un protocolo para pediatría para que pudiéramos realizar un estudio aquí, pero seguimos sin recibir nada.

Además, todavía estamos esperando los resultados del cóctel de vacunas con Astra, pero supongo que todavía está en marcha desde enero que nos informó sobre esto. Hemos comenzado estudios por nuestra cuenta. Finalmente, la producción local fue un gran paso para los dos. Nuestro Presidente participó incluso en el lanzamiento, esperando más de 2 horas. Estamos muy felices y apoyamos a Richmond.

Solo pedimos tener los primeros resultados antes del 9 de julio que es una fecha muy importante para nosotros, el Día de la Independencia, que significa mucho. Richmond envió las primeras dosis para pasar el control de calidad el 16 de junio. Nos han dicho que este proceso tardaría entre 10 y 15 días.

Es 7 de julio y todavía no está listo y no estará listo para el 9 como lo pidió amablemente el Presidente, después de los días necesarios. Las dosis están en Rusia desde hace más de 21 días … esperábamos que usted estuviera especialmente al tanto de esto, fue la única y más importante solicitud del presidente Fernández, y nuevamente una decepción para él y para el país. Me gustaría agregar que alguien de su equipo de producción le está pidiendo a Richmond que le pida al Ministerio de Salud que facture y reciba el pago completo de las dosis producidas aquí.

Como puede comprender, no podemos cambiar nuestro contrato, y mucho menos tener un intermediario local en esto y pagar una recaudación de impuestos. Podría ser un gran problema político y de opinión pública para todos nosotros si cambiamos una carta de nuestro contrato original. Siempre estamos ansiosos por encontrar soluciones pero nunca fuimos informados oficialmente por usted, con quien tenemos el contrato, para estudiar esta opción.

Pedí una llamada sobre esto hace varios días e informé sobre nuestra situación. Pero aún no se informó ninguna propuesta oficial. Recuerde que pudimos firmar un contrato en primer lugar porque el RDIF y Human Vaccine son entidades controladas por el Estado ruso, por lo que era un acuerdo de Estado a Estado.

Lo justificamos con todas las pruebas y documentos que nos proporcionó. Podemos recibir y recoger vacunas donde usted diga: Moscú, Beijing, Seúl, Bombay, incluso Buenos Aires. Pero el pago y las responsabilidades con respecto a las indemnizaciones y la producción son entre nosotros y Human Vaccine / RDIF. Incluso dimos un paso más para permitir que Richmond importara la mayor parte sin impuestos (millones de dólares). Firmamos estas exenciones de buena voluntad y de manera colaborativa, entendiendo que son dosis que nos serán entregadas. Conozco su arduo trabajo, el compromiso que tiene Kirill con Argentina y todo el trabajo que hemos hecho juntos. Pronto, se publicará un nuevo estudio en una revista de revisión entre pares sobre la eficacia, la efectividad después de 6 meses y la respuesta a nuevas variantes.

Respondimos siempre haciendo todo lo posible para que Sputnik V sea un gran éxito, ¡pero nos estás dejando muy pocas opciones para seguir luchando por ustedes y por este proyecto! Y como también mencioné una vez, nos enfrentamos a un proceso judicial debido a estas demoras como funcionarios públicos, lo que pone en riesgo a nuestro gobierno.

Por favor, trabajemos juntos en una solución posible y real. Usted puede contar con nosotros.