sábado, noviembre 16
El tiempo - Tutiempo.net

Andes espera cobrar una deuda para volver a operar

0
77

5 de noviembre 2019 – El Gobierno de Chubut le debe a la aerolínea 280 millones de pesos. Esta semana habría un acuerdo. El pago sería con títulos de deuda pública.

Hace cinco meses, los empleados de la empresa no perciben sus sueldos. Archivo Touzeau

Para volver a operar, Andes espera llegar a un acuerdo esta semana con el Gobierno de Chubut y cobrar una deuda de 280 millones de pesos, mediante la entrega de títulos de cancelación de deuda pública provincial (Ticadep).

A fines de la semana pasada se conoció que Andes suspendió sus operaciones en todo el país hasta el viernes próximo inclusive. Según dijo entonces el delegado regional norte de la Asociación del Personal Aeronáutico, Juan Pablo Armanino, esto se debía a que «la empresa no (tenía) dinero para pagar el combustible».

Juan Ignacio Álvarez, secretario de Interior del Sindicato de Aeronavegantes, contó que los directivos de la compañía están en la provincia sureña tratando de renegociar la deuda que tiene la gobernación con ellos. El hombre analizó que la continuidad de la empresa pareciera depender de este acuerdo: «Si no arreglan esa deuda, lamentablemente no le veo futuro a Andes».

«Ojalá lleguen a un acuerdo, pero la veo complicada, porque Chubut tiene problemas por todos lados: deudas con los docentes y mucha deuda en su provincia. Ojalá puedan solucionarlo», expresó.

Mañana el sindicato se reunirá con los directivos de la empresa ante la Secretaría de Trabajo de la Nación.

Según el proyecto de ley 11.719, una de cuyas páginas fue publicada en el sitio elchubut.com.ar, Andes y la Provincia de Chubut firmarían un acta acuerdo «para componer los compromisos asumidos en el acta aprobada por ley XXIII N§ 36». Esta deberá ser convalidada por la Legislatura provincial el jueves próximo.

En el documento, se reconoce como «única deuda pendiente» la derivada del suministro de combustible JP1 prevista en la cláusula 2 del acta antes mencionada.

En el acuerdo se establece que, para cancelar esa obligación, «la deuda total pendiente por todo concepto» se cuantificará liquidando 3.519 metros cúbicos de combustible JP1, según el valor corriente en pesos en el aeropuerto Jorge Newbery, en Buenos Aires, vigente a la fecha de pago.

El proyecto menciona que ambos acuerdan que la deuda se cancelará mediante la entrega de Ticadep.

Situaciones críticas

Los empleados de Andes no cobran sus sueldos hace cinco meses, tienen paritarias vencidas hace ocho meses, no percibieron el primer medio aguinaldo de este año ni el bono que prometió el Gobierno nacional a fines del año pasado.

Armanino advirtió que los trabajadores de Andes están en una situación dramática: «Hay compañeros que vienen a comer al aeropuerto, al tiempo que mandan a sus hijos a comedores; compañeros que empezaron a hacer changas para comer e incluso muchos empezaron a vender sus muebles para alimentar a sus familias».

Contó que algunos trabajadores que tenían camionetas se ofrecen para hacer fletes y otros, que dejaron los departamentos o casas donde vivían porque no pueden pagar los alquileres, volvieron a vivir con los padres o algún familiar.

«Esto no pasó nunca», afirmó Armanino, aunque recordó que «un antecedente similar en Salta es lo que se vivió con Dinar, en 2002».

Rafael Cornejo Solá, gerente de Andes en Salta, manifestó semanas atrás que el atraso de los salarios del personal y de toda la empresa fue uno de los trastornos que desencadenó la deuda de Chubut, que los puso al borde de «una situación bastante crítica». Según dijo, Andes tiene unos 320 empleados y en Salta hay unos 77.

 Política “low cost”

“Entendemos que la situación de Andes no es por culpa de Andes, sino de la política aerocomercial que lleva adelante el Gobierno”, expresó Álvarez días atrás. 
Consideró que el disparador de la situación en la que está la empresa fue “la revolución de los aviones”, con la que el Gobierno dejó que ingresaran al país las “low cost”. 
Observó que estas empresas “rompieron el piso tarifario”, por lo que las aerolíneas tradicionales tuvieron que bajar los precios para competir, en una actividad con costos dolarizados. Dijo que todas van a pérdidas, pero Aerolíneas Argentinas y Latam “tienen otra espalda, que les permite aguantar”. 


“Andes no puede competir y es la única empresa que es 100 por ciento argentina”, manifestó.    
Cornejo Solá criticó también la política aerocomercial del Gobierno. “Esto de competir deslealmente con las ‘low cost’ que llegaron al país nos puso patas para arriba, junto con la deuda de Chubut”, afirmó.  

f: El Tribuno