Apertura de sesiones en el Congreso: Alberto Fernández busca dejar atrás el escándalo de las vacunas

0
179
El Presidente preparó en soledad el discurso que dará en el recinto de la Cámara Baja, que será diferente al de otros años debido a la pandemia. Habrá 90 diputados y senadores, no participarán invitados especiales y la Corte Suprema estará conectada en forma virtual

El presidente Alberto Fernández se presentará hoy ante la Asamblea Legislativa para inaugurar el período de sesiones ordinarias e informar al Congreso sobre el estado de la Nación, en un clima político marcado por la inminencia de la campaña electoral y la polémica por la “vacunación VIP”.

La ceremonia comenzará a las 12 y se llevará a cabo bajo estrictos protocolos de prevención contra el COVID-19, lo que le dará un elemento extra: será la primera Asamblea Legislativa realizada en pandemia y con una modalidad mixta de asistencia remota y presencial.

Diputados y senadores fueron convocados para las 10.30, ya que el protocolo y las comisiones de Interior, y Exterior tienen que empezar a moverse a las 11 y el Presidente llegará al Congreso a las 11.45.

Los detalles del discurso que se mantenían bajo reserva, aunque se prevé que realice en primer lugar un repaso de las medidas adoptadas por el Gobierno ante la pandemia, que marcó como pocas cosas su primer año de gestión. Se estima que Fernández hablará durante 45 minutos.

Otra de las medidas resueltas por el Congreso es la reducción de la cantidad de invitados. Según se informó oficialmente, solo estarán presentes el Presidente de la Nación y miembros de su Gabinete de ministros.

Por primera vez en la historia legislativa, los gobernadores no estarán en el recinto de sesiones y deberán seguir las instancias de la Asamblea a través de las cámaras que se dispondrán en el hemiciclo.

En tanto, Télam informó que los cinco integrantes de la Corte Suprema, Elena Highton de Nolasco, Ricardo Lorenzetti, Juan Carlos Maqueda, Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrantz, también participarán de manera virtual.

Con el fin de garantizar el distanciamiento social, se evalúa la habilitación de algunos de los palcos para grupos pequeños de legisladores y se reservarán otros dos para la prensa, cuya presencia estará limitada a los periodistas que son acreditados permanentes en el Parlamento.