Arde Estados Unidos: un jugador de la NBA le dio una paliza a un joven blanco

0
220
En medio de las protestas por la muerte de George Floyd, un famoso basquetbolista estadounidense reconoció el incidente pero aclaró que no se trató de un conflicto racial El brutal asesinato de George Floyd a manos de un policía en Minneapolis provocó un rechazo masivo de la sociedad con manifestaciones en todo Estados Unidos para pedir justicia y repudiar el racismo institucional contra la comunidad afroamericana, que parece no tener fin a pesar de que pasen los años.

El pasado fin de semana, miles de manifestantes estadounidenses salieron a las calles para alzar sus voces dejando atrás la preocupación por un posible contagio de coronavirus y entre ellos, se mezclaron personajes importantes del espectáculo y del mundo del deporte.

Un ejemplo es el jugador de la NBA J.R. Smith, quien quedó envuelto en un escándalo tras viralizarse un video donde se lo ve golpeando a un joven de raza blanca tras una marcha en Los Angeles. El brutal asesinato de George Floyd a manos de un policía en Minneapolis provocó un rechazo masivo de la sociedad con manifestaciones en todo Estados Unidos para pedir justicia y repudiar el racismo institucional contra la comunidad afroamericana, que parece no tener fin a pesar de que pasen los años.

El pasado fin de semana, miles de manifestantes estadounidenses salieron a las calles para alzar sus voces dejando atrás la preocupación por un posible contagio de coronavirus y entre ellos, se mezclaron personajes importantes del espectáculo y del mundo del deporte.

Un ejemplo es el jugador de la NBA J.R. Smith, quien quedó envuelto en un escándalo tras viralizarse un video donde se lo ve golpeando a un joven de raza blanca tras una marcha en Los Angeles. Tras la difusión masivas de las imágenes, el ex compañero de LeBron James en Cleveland Cavaliers negó que ese incidente se tratara de un conflicto racial. Incluso, Smith se defendió en sus redes sociales publicando un video explicando lo que pasó.

“Uno de esos blancos hijos de puta me estaba rompiendo la ventanilla de mi coche. Así que me di cuenta, lo perseguí y le pateé el culo”. Y agregó: “Esto no es un crimen de odio. No tengo ningún problema con nadie, es un problema con el maldito sistema. Eso es todo”.