Argentina aplicó Sinopharm en niños antes que China, el país productor

0
214

Carla Vizzotti había asegurado que el país asiático ya había comenzado a inocular menores, pero la información era falsa

Con el objetivo de continuar avanzando con el plan de vacunación con los más chicos, el 1 de octubre la ministra de Salud, Carla Vizzotti, anunció que se avanzaría con la inoculación de Sinopharm en menores de entre 3 y 11 años, en línea con lo que ya había comenzado a realizar China. En este sentido garantizó que en el Gigante Asiático ya se habían inmunizado cerca de 500 millones de “niños y adolescentes”, en un intento de generar confianza en los padres argentinos para que lleven a sus hijos a los centros de vacunación.

“Es una vacuna inactivada. Es una vacuna que tiene una historia larguísima. Y es una vacuna que ya se está usando en China con la vacunación de más de 500 millones de niños y adolescentes. Se está utilizando en Emiratos Árabes, en Bahréin, y es una vacuna muy similar a la que se está utilizando en Chile. Es la misma plataforma. Es de las vacunas más seguras”, afirmó Vizzotti.

La medida resultó efectiva, más de 2,5 millones de chicos ya recibieron su primera dosis y aguardan la segunda, sin embargo ahora se conoce que la información brindada sobre China y Bahrein por la ministra era falsa: recién el el 25 de octubre China anunció que los niños a partir de los 3 años comenzaron a recibir la vacuna Sinopharm desde el día anterior. En concreto, Argentina comenzó a inocular menores con Sinopharm casi un mes antes que China, el país productor.

“En junio, China aprobó dos vacunas, Sinopharm del Instituto de Productos Biológicos de Beijing y Sinovac, para niños de 3 a 17 años, pero solo ha estado vacunando a los de 12 años o más. En agosto, los reguladores aprobaron otro, Sinopharm del Instituto de Productos Biológicos de Wuhan”, informa el medio AP.

Para que una vacuna sea aprobada de emergencia es necesario que estén concluidos los ensayos clínicos de fase III, algo que el mismo medio pone en duda respecto a la aprobación de las vacunas chinas: “Sinovac inició un ensayo (clínico de fase III) de eficacia con 14.000 niños participantes en varios países en septiembre. Su aprobación en China se basó en ensayos más pequeños de Fase I y Fase II. La inyección de Beijing de Sinopharm también fue aprobada en base a ensayos más pequeños de Fase I y Fase II”.

Desde el Ministerio de Salud obviaron esto y justificaron la medida: “La autoridad regulatoria de vacunas y medicamentos en China autorizó el uso de la vacuna de Sinopharm en junio pasado en niños. También los Emiratos Árabes autorizaron su uso. En la Argentina, la autoridad regulatoria hizo la evaluación de los ensayos clínicos en curso sobre la vacuna de Sinopharm, que demostraron eficacia y seguridad, y autorizó también el uso de la vacuna en niños de 3 a 17 años. El momento en que se aplican las vacunas lo decide cada país. Argentina empezó a aplicar en niños en la semana del 13 de octubre”, dijo a Infobae Juan Manuel Castelli, Subsecretario de Estrategias Sanitarias del Ministerio de Salud de la Nación. El funcionario evitó referirse a porqué Vizzotti dijo que la vacuna ya se aplicaba en menores en China cuando no era cierto.

Con el escándalo, comienzan los pedidos de respuestas

El lunes último, la red de padres de chicos de entre 5 y 11 años con comorbilidades Mini VacunaME envió una nota a las comisiones de Salud del Senado y la Cámara de Diputados para “instar una investigación” tras conocerse esta información: “Siendo que es público y notorio que dicha situación sería falsa, y que en tal estado se habría utilizado un dato falaz para alentar a la población a vacunar chicos, es que entendemos que corresponde instar una investigación por la vía que se estime prudente –indica la denuncia de la red–. Corresponde saber si los funcionarios y las sociedades científicas fueron “engañadas” con información proveniente de un tercero, o si han instado una información errónea de un tema tan sensible por propia voluntad, lo que entendemos sería de una enorme gravedad”.

En paralelo, hoy se conoció que los diputados nacionales Graciela Ocaña y Waldo Wolff (Juntos por el Cambio) presentaron un proyecto para citar a la Comisión de Acción Social y Salud Pública de la Cámara baja a Vizzotti y a Mirta Roses, miembro de la CoNaIn (Comisión Nacional de Inmunización, para que expliquen “a partir de qué estudios técnicos se ha autorizado la aplicación de la vacuna de origen chino” en “los/as niños/as de entre 3 y 11 años”.