Argentina le pagóU$S1,93 millones a un bonista que no entró al canje de2006

0
74

La cifra se alcanzó tras un acuerdo firmado en los tribunales de Nueva York.

La Argentina pagó 1,93 millones de dólares a un bonista integrado en la causa por la deuda impaga que se dirime en Estados Unidos. De esa manera quedó resuelta la disputa con ese denunciante.

El caso se remonta a 2006 cuando un grupo de acreedores de la deuda en cesación de pagos desde 2001, que no entró en los canjes de reestructuración impulsados por el entonces gobierno de Néstor Kirchner, denunciaron al Estado argentino en un tribunal de Nueva York.

La jueza Loretta Preska, en un documento fechado este lunes, declaró que el bonista Roberto Fiore llegó a un acuerdo con la Argentina y precisó ya no tiene “ningún interés en los bonos”. Por ello ordenó desestimar su denuncia.

La lucha del bonista por cobrar sus bonos en los tribunales de Nueva York

El analista Sebastián Maril dijo en su cuenta de Twitter que el acreedor “presionó” a la Argentina “mediante un proceso de embargo de activos que el Estado tiene en el Banco Nación” en Nueva York.

De acuerdo con los documentos entregados por la defensa de Argentina al tribunal, el Gobierno pagó la sentencia a este denunciante, que tenía bonos denominados en euros, a principios de agosto. Se le pagó 1,90 millones de euros, poco más de 1,93 milllones de dólares.

El Ministerio de Economía cierra frente abierto por bonista (Foto: Telam)
El Ministerio de Economía cierra frente abierto por bonista (Foto: Telam)

En 2016, Argentina alcanzó acuerdos por valor de 6,7 millones de dólares con una decena de los bonistas en la causa, dirigida por el juez Thomas Griesa y que en 2017 fue heredada por la magistrada Preska.

El de los bonistas es uno de varios casos en los que acreedores intentan embargar activos argentinos en Estados Unidos para cobrar la deuda impaga de 2001 y no reestructurada en los canjes de 2005 y 2010, reportó EFE.

Aparte de esos casos y en paralelo, también se dirime en Estados Unidos el caso por la expropiación de YPF, derivado de la decisión de Argentina de expropiar a la española Repsol el 51 % de las acciones de esta empresa en 2012 durante el gobierno de Cristina Kirchner.