Argentina se abstuvo de exigir en la OEA la liberación de presos políticos en Nicaragua

0
160

El Gobierno se negó a apoyar una resolución en la que expresa “grave preocupación” por el accionar del régimen de Daniel Ortega; Para Argentina la misma era “improcedente y extemporánea”

En una nueva polémica decisión relativa a la política exterior del país, argentina le dio un implícito respaldo al régimen de Daniel Ortega en Nicaragua al abstenerse de votar sobre la liberación de presos políticos en el país caribeño: una maniobra del oficialismo para garantizarse la victoria en las elecciones de noviembre al ir deteniendo a todos los candidatos que competirían con Ortega en los comicios.

La resolución en cuestión contó con el voto afirmativo de 26 países, 7 abstenciones (Argentina, Barbados, Bolivia, Guatemala, Honduras, México y San Vicente y Las Granadinas) y 1 negativo (Nicaragua).

Se trata de la segunda resolución que la OEA aprueba para insistirle a Nicaragua que libere a candidatos presidenciales y presos políticos, urgirle a que inicie reformas electorales. El posicionamiento es una advertencia sobre el deterioro de la situación de los derechos políticos del país. En aquel momento Argentina también se abstuvo de votar junto con los mismos países y optó por elaborar una estrategia conjunta con México por fuera del organismo que cuenta con la presencia de Estados Unidos y con cuyo secretario General, Luis Almagro, la cancillería mantiene diferencias irreconciliables.

En un comunicado publicado por ambos países sí hablaron de “persecución política” pero no de presos políticos: “Hemos sido testigos, en varios países de la región, de casos inadmisibles de persecución política. Rechazamos esta conducta. No estamos de acuerdo con los países que, lejos de apoyar el normal desarrollo de las instituciones democráticas, dejan de lado el principio de no intervención en asuntos internos, tan caro a nuestra historia. Tampoco con la pretensión de imponer pautas desde afuera o de prejuzgar indebidamente el desarrollo de procesos electorales”.

La resolución votada en la OEA en la mañana de hoy el documento expresa su “grave preocupación” por el hecho de que Nicaragua haya ignorado los esfuerzos del Consejo Permanente de la OEA para que se comprometa a la celebración de elecciones “libres y justas”.

Además, el bloque resuelve en “urgir con vehemencia al Gobierno de Nicaragua a poner en práctica sin demora los principios de la Carta Democrática Interamericana, así como de todos los estándares internacionalmente reconocidos” a fin de garantizar una competencia electoral “creíble”, y bajo observación internacional.

Al respecto, el embajador argentino ante el organismo, Carlos Raimundi, manifestó: “Más allá de que podemos coincidir con algunos tramos del texto, no consideramos pertinente acompañar esta declaración. La consideramos improcedente y extemporánea. Punto”