Asia enciende las alarmas por un virus mortal nacido en un mercado de mariscos chino

0
160
La Organización Mundial de la Salud (OMS) dice que «una fuente animal parece el origen primario más probable (…) con una transmisión limitada de persona a persona entre contactos cercanos

Un misterioso virus similar al Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SARS) se está propagando en las grandes ciudades chinas y alcanzó ya a otros países asiáticos gracias a que se contagia entre humanos.

A un mes de su aparición en un mercado de la ciudad de Wuhan, las autoridades ya dieron cuenta de 218 casos en China, tres de ellos mortales. Además, el virus ya reportó casos en Japón, Corea del Sur y Tailandia.

Zhong Nanshan, renombrado científico de la Comisión Nacional de Salud, indicó de este nuevo virus que “se confirma el fenómeno de transmisión de humano a humano”. Este experto ayudó a evaluar la magnitud de la epidemia del SARS en 2002-2003. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), de un total de 8.096 casos, 774 habían muerto en todo el mundo (349 en China continental y 299 en Hong Kong).

La agencia de salud de la ONU apunta que el brote de la enfermedad en la ciudad de Wuhan, centro de China, es responsabilidad de una cepa nunca antes vista, que pertenece a una amplia familia de virus que van desde la que provoca el resfrío común hasta enfermedades más graves como el SARS.

Según dijo Arnaud Fontanet, jefe del departamento de epidemiología del Instituto Pasteur en París, la nueva cepa es el séptimo tipo conocido de coronavirus que los humanos pueden contraer: “Creemos que la fuente puede haber sido animales vendidos en el mercado, y de allí pasó a la población humana”, anunció.

Fontanet dijo que la cepa viral actual era 80% genéticamente idéntica al SARS, aunque “más débil” en su forma actual, pero advirtió que podría mutar en una cepa más virulenta: “No tenemos evidencia que diga que este virus va a mutar, pero eso es lo que sucedió con el SARS”, dijo.

“El virus solo ha estado circulando por poco tiempo, por lo que es demasiado pronto para decirlo”, agregó.

La rápida propagación del virus inquieta a las autoridades chinas, en momentos en que millones de sus conciudadanos se aprestan a viajar para celebrar el Año Nuevo Lunar.