Bebote Álvarez declaró ante el fiscal que ya “tenía todo arreglado con Moyano”

0
105
La declaración de un barra de Independiente compromete a Pablo Moyano en una causa por fraude

La situación compromete cada vez más a Pablo Moyano, líder de Camioneros. Aunque se sabe que la Justicia suele hacer oídos sordos y vista gorda cuando está implicada una de las familias con más poder político y fuerza de choque del país.

Bebote Álvarez es uno de los arrepentidos que declaró ante el fiscal interviniente de Lomas de Zamora. Sus declaraciones fueron explosivas y complican aún más a la familia del poder.

La declaración ante el fiscal fue dada a conocer por Gustavo Carabajal en su nota del diario La Nación:

“El acuerdo con Moyano era echar a Cantero antes que termine el campeonato para poder subir a primera división. Ese fue el acuerdo con ellos. Les dije que los iba a ayudar, que no iban a tener una hinchada con sueldo, pero que de las cosas del folklore se tenían que hacer cargo ellos. Nosotros siempre viajamos a los mundiales con ayuda de jugadores o técnicos. Entonces, me dijo que de lo del Mundial se harían cargo ellos, que no vaya a pedirle nada a nadie. Propusimos un monto de $400.000 en la primera reunión, que abarcaba de director técnico a jugadores. Por eso cuando me imputaron por extorsionar al director técnico Mauricio Pellegrino y al plantel, era falso. Nunca hablé de plata con ellos porque yo tenía todo arreglado con Moyano”, expresó Álvarez en la declaración que fue aceptada por la Cámara de Apelaciones y constituyó una de las pruebas contra el vicepresidente de Independiente.

Si bien Pablo Moyano no figura en el listado de doce acusados que serán sometidos a juicio oral, su nombre aparece mencionado en decenas de oportunidades por los testigos que declararon en el expediente y que sirvieron para que el Ministerio Público funde la requisitoria para que sean juzgados como supuestos integrantes de una asociación ilícita que habría perjudicado al club Independiente en varios millones de dólares con la compra de jugadores que estaban lesionados, con la presunta confección de facturas apócrifas y la falsificación de carnets de socios y los respectivos cupones de pagos.

Según Álvarez, una de las entregas de dinero se habría realizado después de una reunión con el vicepresidente de Independiente, concretada en un club situado en San Blas y Nazca, cerca del estadio de Argentinos Juniors.