Blanqueo para el FMI: recibió media sanción en el Senado

0
221

Luego de una pelea por el supuesto «robo» de una banca, los senadores aprobaron el proyecto impulsado por el kirchnerismo y pasó a Diputados, donde tiene pocas chances de prosperar.

Con 37 votos a favor y 31 en contra, el Senado le dio media sanción al proyecto que crea un Fondo para afrontar la deuda con el Fondo Monetario Internacional (FMI) contraída durante el Gobierno de Cambiemos y lo dejó listo para ser tratado en Diputados, en donde las chances de que el proyecto se convierta en ley son bajas. La iniciativa fue rechazada por Juntos por el Cambio, mientras que recibió el acompañamiento de dos aliados del Gobierno.  

Pasadas las 14, y sin la ausencia de Cristina Kircher, que se encuentra al frente del Ejecutivo en el marco de la gira de Alberto Fernández por Europa, arrancó la sesión que tuvo como tema principal al proyecto impulsado por el ultrakirchnerista Oscar Parrilli, que crea un aporte que deberán hacer quienes tengan bienes en el exterior sin declarar y, en base a lo recaudado, afrontar la deuda de más de u$s 44.000 millones generada durante el gobierno de Cambiemos.

El proyecto de Parrilli, que contó con el acompañamiento de los monobloques que presiden Clara Vega y Alberto Weretilneck, establece que quienes tengan bienes en el extranjero sin declarar deberán realizar un aporte, en dólares, del 20% del total. En el caso concretar la declaración pasados los seis meses de la entrada en vigencia de la ley, la alícuota subirá al 35%

Juntos por el Cambio ya había anticipado que no acompañaría el proyecto al que definen como un «blanqueo encubierto» y «una invitación nacional a un plan de delación». En tanto, la misionera Magdalena Solari Quintana, una fiel aliada del Frente de Todos en el Senado, pegó el faltazo.

Resta ahora que la cámara que preside Cristina Kirchner avance con la firma del dictamen de otro proyecto, que «va de la mano» con el que crea el «Fondo para pagarle al FMI». Se trata de otra iniciativa que tienen a Parrilli como autor, y que levanta el secreto fiscal, bursátil y bancario para detectar a los evasores.  

Ese segundo proyecto resulta clave para poder implementar la figura del «colaborador» que crea el proyecto, y que se aplicará a quienes faciliten el hallazgo de bienes no declarados