Cambio de estrategia: la decisión que tomó el Frente de Todos para recuperar votos en las elecciones generales

0
109

En la última semana el presidente se retiró de la escena pública con el objetivo de preservar su dañada imagen

A un mes y medio de las elecciones generales, el Gobierno pone en marcha su estrategia para recuperar los votos perdidos en las PASO con una marcada diferencia respecto a los comicios del 12 de septiembre: Alberto Fernández y Cristina Kirchner mermarán notablemente sus apariciones públicas.

Las imágenes de los principales representantes del espacio político se encuentran muy dañadas, por lo que desde el equipo de campaña consideraron oportuno salir de la escena y que en su reemplazo cobrarán más relevancia los ministros nacionales junto a gobernadores e intendentes, estos últimos cruciales para recuperar al electorado en sus jurisdicciones.

En este sentido, quien cobrará un papel importante durante las próximas semanas es el jefe de Gabinete, Juan Manzur, quien ya se ha mostrado activo con sus reiteradas apariciones en anuncios de medidas económicas, obra pública y otras medidas destinadas a reconquistar al electorado.

Las diversas encuestas demuestran que la figura Cristina Kirchner no contribuye a sumar nuevos votos mientras que la imagen de Alberto y su palabra han quedado fuertemente devaluados luego de los reiterados escándalos en los que se vio inmiscuido él y su Gobierno: Fiesta en Olivos, Vacunatorio VIP, incumplimiento de promesas económicas, etc.

De esta forma, consideraron que será más oportuno que sean otras caras las que se muestren con los candidatos oficialistas para apuntalar los votos y que en caso de que surjan malas noticias sean ellos quienes asuman los costos y no el binomio presidencial.

La estrategia ya se encuentra en marcha: Alberto Fernández no habla desde hace seis días desde su última aparición en José C. Paz en un acto político en el que el mandatario se mostró con el ministro de Interior, “Wado” de Pedro; el primero en presentar su renuncia sin comunicárselo previamente a Fernández. En adición, el mandatario dejó de dar entrevistas.

Incluso el cambio también se ve en su cuenta personal de Twitter: de usarla como un foro para hacer análisis político y mandar mensajes con sus polémicos “me gusta” a twitts de terceros, ahora se limita a realizar anuncios protocolares y a retwittear publicaciones de funcionarios que van en el mismo sentido.