Caso Nisman: la Corte autorizó un peritaje sobre sus teléfonos y computadoras

0
184

La pericia se frenada parada hace un año. El máximo tribunal avaló una procedimiento clave para los investigadores

Diego Lagomarsino sufrió un reves judicial luego de que la Corte Suprema rechazara su pedido de queja en la que había tratado de evitar que realicen pericias en sus computadoras y teléfonos. De esta forma, los investigadores podrán ahora revisar sus teléfonos y computadoras.

Se trata de una medida de prueba pedida por el fiscal Eduardo Taiano y ordenada por el juez del caso, Julián Ercolini, que buscaban peritar las computadoras, teléfonos y otros aparatos que fueron secuestrados durante el último allanamiento en la casa de Lagomarsino, en 2017. La misma se encontraba en pausa tras la presentación de sus letrados Maximiliano Rusconi y Gabriel Palmeiro.

Sus abogados sostuvieron que abrir dicha pericia implicaría violar la intimidad de información privada de su defendido. Por su parte, Lagomarsino afirmó que el celular que tenía cuando ocurrió el crimen del fiscal ya había sido entregado en la Justicia.

El juez Ercolini rechazó el reclamo, señalando que la fiscalía tenía plena potestad para avanzar en el tratamiento de esa pericia. La defensa apeló esa resolución, pero la Cámara Federal porteña avaló lo resuelto por el magistrado. Pero los abogados insistieron ante la próxima instancia de reclamo, y recibieron otro revés allí: la Cámara de Casación también le dio la razón a Ercolini y al fiscal Taiano. Aún con la intervención de esos siete jueces de tres instancias, los defensores fueron con el planteo hasta la máxima instancia: la Corte Suprema de Justicia.

Ahora, el máximo tribunal decidió en el mismo sentido que las otras instancias y por unanimidad los cinco jueces -Carlos Rosenkrantz, Horacio Rosatti, Ricardo Lorenzetti, Elena Highton de Nolasco y Juan Carlos Maqueda- sostuvieron que la decisión impugnada por Lagomarsino no es una sentencia definitiva, según confirmaron a La Nación.

El juez federal Julián Ercolini procesó a fines de 2017 a Diego Lagomarsino, el perito tecnológico que trabaja para Alberto Nisman, como partícipe necesario del delito de homicidio. Lagomarsino fue quien le llevó la noche del sábado 17 de enero de 2015 al fiscal una pistola Bersa calibre 22. De esa arma salió el tiro que terminó con su vida. También fueron procesados por encubrimiento e incumplimiento de los deberes de funcionario público los cuatro custodios de la Policía Federal que tenía Nisman.

El entonces fiscal había denunciado a la entonces presidenta Cristina Kirchner y varios de sus colaboradores y funcionarios por lo que entendió era un plan de encubrimiento para los iraníes acusados de haber volado la mutual judía, a través de la firma del Pacto con Irán. Precisamente, la hoy vicepresidenta y el resto de los acusados están reclamando al Tribunal Oral Federal 8 la nulidad de esa causa por las reuniones que tuvo el ex presidente Mauricio Macri con dos jueces de Casación que ordenaron reabrir la denuncia de Nisman -cuando ya había sido cerrada- y también pidiendo el cierre de la investigación por inexistencia de delito.