Coca-Cola mudará su dirección regional de la Argentina a Brasil

0
193
La multinacional se encuentra reorganizando el traslado a Río de Janeiro de la dirección de las filiales sudamericanas, que hasta ahora dependían de Buenos Aires. El presidente será el brasileño Henrique Braun. En el marco de una reorganización a nivel mundial, la compañía de bebidas Coca-Cola mudará el manejo de las operaciones regionales, instalada en Argentina, a Brasil. La dirección de las filiales sudamericanas que hasta al momento dependían de Buenos Aires -Perú, Bolivia, Paraguay, Uruguay, Chile y la propia Argentina- forma parte del plan de traslado de la multinacional que apunta a Río de Janeiro como el lugar de base del manejo operativo.

Este cambio no implica ningún riesgo para el consumidor ya que los productos continuarán vendiéndose en todo el territorio argentino. Sin embargo, constituye un revés para los miles de puestos de trabajo que al momento se llevan a cabo en el país.

En América Latina, la reorganización contempla la creación de tres nuevas zonas geográficas que, en reemplazo de la actual estructura, trabajarán en estrecha colaboración con los equipos de liderazgo globales. La Argentina se integrará en la nueva estructura para el sur de la región, que incluye también a Brasil, Paraguay, Uruguay, Chile y Bolivia.

De esta nueva región, el presidente será Henrique Braun, el brasileño que hasta ahora estaba a cargo de la unidad de negocios Brasil y previo a eso se desempeñó como presidente de Gran China y Corea.

 

 

“Aún no se sabe si esta persona estará basada en Brasil, en México o en Atlanta”, aseguran desde la empresa. En tanto, Luisa Ortega quien se encontraba al frente de la unidad de Negocios de Cono Sur, compuesta por seis países (Perú, Bolivia, Paraguay, Uruguay y Chile) y basada en la Argentina, tendrá nuevas funciones en la operación de Centroamérica.

Consultados por La Nación, desde la compañía confirmaron su continuidad en el mercado argentino pero reconocieron que están en un proceso de reorganización. “Coca-Cola está realizando una reorganización de su estructura a nivel mundial con el objetivo de acelerar su estrategia de crecimiento para convertirse en una compañía total de bebidas que opere en una red interconectada, combinando la capacidad de su escala global con las necesidades locales de los mercados”, aclararon.

“En América Latina, la reorganización contempla la creación de tres nuevas zonas geográficas que, en reemplazo de la actual estructura, trabajarán en estrecha colaboración con los equipos de liderazgo globales. Argentina se integrará en la nueva estructura para el sur de la región, que incluye también a Brasil, Paraguay, Uruguay, Chile y Bolivia“, precisaron en la multinacional.

Para la Argentina, el proceso de reestructuración implica un revés en sus negocios sumado al mal clima que se vive en materia empresarial producto de la extenuada crisis económica que atraviesa el país.

En el país, el sistema Coca-Cola tiene 11 plantas operativas, 14.000 empleados directos y 264.000 clientes.