Cómo curar las llagas y aftas

0
130
Por qué aparecen, cómo prevenirlas y deshacerte de ellas

Existen diversas causas de la aparición de aftas, aunque las más comunes son por traumatismos, por ejemplo, por el roce, por un golpe o porque te has mordido.

Otros motivos son los brackets, déficits alimentarios, baja de defensas, nervios, alergia, trastornos hormonales, fumar, Enfermedad de Behcet, algunos productos químicos, sustancias muy calientes, pastas de dientes o algunos medicamentos.

El médico o el farmacéutico te dirán qué podés hacer para sanarlas. En general, las aftas suelen curarse con:

– Tratamientos tópicos. Aunque no hay una terapia específica para esta afección, lo más frecuente es la aplicación de tratamientos tópicos locales o enjuagues con antiinflamatorios (como la carbenoxolona, dexametasona, triamcinolona. También se pueden hacer enjuagues con agua y sal.

– Cera dental. En pacientes con brackets, se puede usar mientras cicatrizan las lesiones. Pero no abuses, ya que la mucosa no se adaptará a estos aparatos y hará propiciará la aparición de estas lesiones.

– Medicamentos. En casos más graves (poco frecuentes), se emplean antibióticos (tetraciclina, minociclina). Y en casos muy excepcionales, tratamientos con inmunomoduladores orales o locales.

– No uses alcohol. No se deben emplear enjuagues bucales con alcohol ya que pueden hacer que las llagas empeoren.

– Prevenir. Aunque no existen garantías al 100% para que no vuelvan a aparecer, es fundamental mantener una correcta higiene bucal, seguir los pasos de la dieta explicados anteriormente, evitar el estrés y el tabaco y solucionar todas las infecciones o trastornos hormonales que puedan propiciar su aparición.

Remedios naturales para las llagas o aftas

– Aloe vera. Aplicá directamente sobre la llaga gel de aloe vera puro de 1 a 3 veces al día, durante una semana.

– Sangre de drago. La savia de este árbol es un potente cicatrizante. Se aplica sobre las aftas, 2 o 3 veces al día, durante una semana.

– Regaliz. La raíz favorece la cicatrización y reduce el dolor. Usala masticándola dos minutos o en enjuagues (se prepara una decocción con una cucharada sopera de raíz por vaso), de 1 a 2 veces al día.

En cuanto a las aftas, las maneras de prevenirlas son:

– Una buena dieta. Intentá que sea variada, rica en verduras y frutas, y consumir alimentos ricos en vitamina C y omega 3, ya que son nutrientes que ayudarán a prevenir la aparición de estas lesiones.

– Comida templada. Evitá comidas muy calientes. Las altas temperaturas pueden irritar la boca y favorecer la aparición de llegas.

Si las heridas tienden a reaparecer, son grandes y profundas, y no cicatrizan es aconsejable que consultes con un médico para que valore si existe alguna relación con otra enfermedad. 

Fuente: Clara