Cómo funciona el “rulo” del dólar que permite ganar $178.000 en sólo dos días

0
272
Con las restricciones a la compra del dólar contado con liquidación, se han encontrado diversos caminos para adquirir la divisa norteamericana a un valor y generar una ganancia al revenderlo en los segmentos más caros. En medio de las restricciones impuestas al contado con liquidación, se han generado distorsiones en los precios del mercado que han conducido a la posibilidad de generar ganancias comprando barato y vendiendo caro. Uno de los “rulos” disponibles -acepción que recibe esa operación- permite ganar más de $178.000, aunque no libre de riesgo, en apenas dos días. La operación se puede repetir una vez por semana.

Los operadores del mercado de finanzas se rigen bajo diversos criterios, entre ellos, la velocidad, que a fin de cuentas, mientras esta aumente al momento de llevar a cabo ciertas operaciones -en medio de la existencia de distintos tipos de cambio paralelos- existe la posibilidad de que se generen ganancias. Por ejemplo, cualquier persona con acceso al mercado mayorista del dólar que logre encontrar el camino para revender a tipo de cambio libre podrá percibir un beneficio económico.

“El Gobierno interviene el contado con liquidación para que figure en los medios periodísticos un dólar libre estable y poner un freno a la suba. Compra dólares de la exportación en el mercado formal a precios oficiales bajos que incrementan reservas, pero rápidamente salen de las mismas ya que con esos dólares compra Bonar 30 y vende en pesos los mismos bonos. Esteriliza moneda y le pone un techo transitorio a la brecha. Eso hace que el dólar contado con liquidación implícito en el Bonar 30 esté subsidiado (artificialmente bajo, en términos relativos a sus comparables)”, señaló el asesor financiero Mauro Cognetta, socio de Big River.

Las diferencias de precios entre los tipos de cambio que se obtienen con los diversos activos llegan a los $10 y abren la posibilidad de generar rápidas ganancias.

“En cambio el contado con liquidación que se opera por Bonar 30 o Letras del Tesoro a Descuento (Ledes) está $10 más caro. Esos $10 se pueden ganar, o arbitrar como se dice en la jerga bursátil, comprando lo barato y vendiendo lo caro”, agregó.

La forma de operar depende de la moneda con la que se inicia la inversión, que será la misma en la que se finalice. Así, quien arranque con pesos terminará con más pesos y quien invierta dólares generará más divisas.

Cómo funciona

Quien tiene pesos debe comprar el bono AL30 en contado inmediato, esperar los dos días reglamentarios de plazo de permanencia y venderlo en dólares (AL30C). Una vez que tiene esas divisas, compra en contado inmediato Ledes en dólares (SG1C o la de vencimiento más próximo al momento de la operación) y las vende en pesos (S31G1). De esta manera, el inversor terminará con más pesos en la mano, ya que compró dólares a un tipo de cambio implícito de $169,02 y los vendió en $179,25. Ahora bien, como la compra de contado con liquidación mediante AL30 tiene un cupo máximo disponible de 50.000 nominales por semana, se puede llegar a ganar hasta $178.356 (menos comisiones). Así, el monto máximo a invertir por semana son unos $3.022.000 y al final de la operatoria se obtienen $3.200.356.

Para el inversor que parte de dólares contado con liqui, la operatoria es inversa. Vende las divisas comprando Ledes en moneda extranjera (SG1C), que luego vende en pesos (S31G1). Ese mismo día, usa los pesos para adquirir en contado inmediato el bono AL30, que vende en dólares (AL30C) luego del parking de dos días (y teniendo en cuenta el cupo de 50.000 nominales) para llevarse la diferencia en dólares. En números y dados los topes a la operatoria, se puede partir con unos US$16.883 y ganar US$996 al final de la operación.

Sin embargo, la operatoria no está exenta de riesgos. Uno de ellos implicaría un brusco cambio de precios durante los dos días de parking que hay que esperar antes de vender los bonos en dólares. Por otra parte, también existe la posibilidad de que el Gobierno sume alguna nueva restricción en el transcurso de la operación.