Cómo hacer para detectar los dólares coreanos falsos que se mueven en la City porteña

0
157

Se trata de los “superdólares” provenientes del país asiático y, sumados a los turcos, están alterando a los operadores de la divisa norteamericana

La City porteña vive en un estado de alarma. No solo por la noticia de que el dólar blue haya superado los $200, sino porque también se detectó la presencia de “superdólares” coreanos falsos que pueden provocar un trasipé a la hora de hacer operaciones.

El nombre de los billetes falsos lleva este nombre porque Estados Unidos explica que, aparentemente, fueron producidos por diferentes instituciones de Corea del Norte. Estas divisas se han expandido por todo el mundo y se alerta desde la City porteña la presencia de estas series no oficiales, sobre todo de billetes de 100 dólares.

Lo complicado de estos “superdólares” es que, como se se siguen creando nuevas tandas de billetes constantemente, pueden burlar a las máquinas actuales que detectan la autenticidad de la moneda.

Para reconocer billetes de 100 dólares falsos coreanos hay que tener en cuenta seis aspectos: el hilo de seguridad, la impresión en relieve, la cinta de seguridad, el color de la campana impresa, el color de la tinta y la marca de agua. 

Con respecto al hilo de seguridad, a la hora de exponerse a luz ultravioleta, un dólar verdadero se iluminará de color rosa. Si no lo hace, es posible que sea falso. Con respecto a la impresión en relieve, al pasar el dedo a lo largo del papel se debe sentir áspero, no liso. Si ocurre esto último podés estar en presencia de un “superdólar”. Con referencia a la cinta de seguridad, ubicada al lado derecho de la imagen de Benjamin Franklin, de ser un billete verdadero debe estar tejido.

Por otro lado, la campana del billete debe cambiar de color a verde, a la hora de inclinarse, si se trata de uno verdadero. Lo mismo ocurre con el color de la tinta. En ell número 100, por ejemplo, un billete de 100 modificará su color de cobre a verde. Por último, la marca de agua debe poder percibirse sin problemas a contraluz, de cualquiera de los dos lados. De no aparecer, se tratará de un billete falso, posiblemente uno coreano.