Cómo son las «galletas espaciales» que preparan para la Estación Espacial Internacional

0
85

  • 2019-11-01

El experimento explora la posibilidad de hornear platos frescos para los viajantes espaciales. Los astronautas de la Estación Espacial Internacional​ (EEI) están por recibir un nuevo horno para cocinarse sus propias galletas con chispas de chocolate.

En la siguiente entrega de suministros a la EEI —programada para despegar este sábado desde Virginia, EE.UU.— está incluido un Zero G Oven (horno de gravedad cero). La masa de las galletas ya está allá arriba, esperando entrar a este pequeño horno eléctrico diseñado para funcionar sin gravedad.

A modo de incentivo tentador, a los seis ocupantes de la EEI se les enviarán galletas ya horneadas.

El experimento explora la posibilidad de hornear platos frescos para los viajantes espaciales. Con la Luna y Marte en la mira de la NASA​, aumenta la importancia de la comida casera. Lo que se tiene en órbita actualmente son, en esencia, calentadores de comida.

Dirigida por una pareja neoyorquina, la empresa Zero G Kitchen tiene el objetivo de crear una cocina en el espacio con un electrodoméstico a la vez, comenzando por el horno.
«Estás en el espacio. O sea, querés tener olor de las galletas», dijo Jordana Fichtenbaum, de Zero G Kitchen. «Para mí, la cocina es como el corazón del hogar, y el horno es en donde está. Así que es solo para hacer más cómodo y placentero (al espacio), hacerlo más delicioso», agregó la especialista en redes sociales para hoteles y restaurantes.

Hornear fuera de este mundo también podrá persuadir al público, y que la exploración espacial sea algo más cercano, según su esposo Ian Fichtenbaum, quien trabaja en la industria espacial.

En esta primera misión de horneado en el espacio también colaboró la empresa Nanoracks, con sede en Texas, que diseñó y construyó el horno y organizó el vuelo; y la firma hotelera DoubleTree, que suministró la misma masa que le ofrece a sus huéspedes como bienvenida.

El proceso de hornear las galletas será lento: solo se puede hornear una a la vez, y podrían pasar semanas antes de que los astronautas tengan tiempo para hornear.

Desde hace meses hay cinco galletas crudas en el congelador espacial. Al hornear la primera galleta se verá cuáles son los resultados: con la ausencia de gravedad las galletas podrían quedar como una masa amorfa o una pequeña tarta. Tres de las galletas cocinadas en la EEI regresarán a la Tierra para ser analizadas.