Con boom de inscripciones, arrancan los cursos presenciales de exorcismo en Roma

0
60

Más de 130 exorcistas y laicos participan del taller del Ateneo Pontificio de los Legionarios de Cristo, en firme lucha contra el demonio.

Demorado por la pandemia que obligó a suspenderlos, se reanudaron los cursos sobre los exorcismos y la oración de liberación del Ateneo Pontificio, la Universidad de los Legionarios de Cristo en Roma.

El curso que celebra sus quince años de vida, se inició el lunes 25 y se prolongará hasta el sábado 30. Participan 137 sacerdotes y laicos, junto con religiosos de otras confesiones cristianas. Cada participante debe pagar 400 euros, más 300 por las traducciones del italiano que sean necesarias, en inglés y español.

El diablo y sus diabluras están presentes en todo el curso académico, que “propone una búsqueda académica sobre el ministerio del exorcismo y la oración de liberación”. El padre Luis Ramírez, coordinador, afirma que “esta temática actual es con frecuencia poco conocida”.

El Curso Introductorio sobre Exorcismo fue ofrecido por Zoom debido la pandemia. Foto: archivo

El Curso Introductorio sobre Exorcismo fue ofrecido por Zoom debido la pandemia. Foto: archivo

En la edición 2021 hay varias novedades, entre ellas la presentación de una importante búsqueda sobre el exorcismo realizada por el Instituto Sacerdos del Ateneo Pontificio Regina Apostolorum, en colaboración con el grupo Gris y la Universidad de Bolonia. También tendrá lugar una mesa redonda de varias confesiones cristianas y la intervención del sacerdote francés Olivier Rollan, experto en la oración de liberación.

La mitad de los participantes son laicos, católicos y de otras confesiones cristianas. El padre Ramirez explicó que aunque los laicos no pueden realizar una oración de liberación, sí pueden participar colaborando con un exorcista.

En la diablo en la web​

Convencidos de que el mal viaja hoy con gran frecuencia a través de Internet, el curso comprende una profundización del tema del web. Una lección está dedicada a la pedofilia y sus vínculos con ritos ocultos y satánicos. También habrá descripciones de manipulaciones mentales y de actividades criminales vinculadas con el oculto, un área que en Internet es muy activa.

Los exorcistas podrán intercambiar experiencias, discutir con la participación de los otros cursillistas y afrontar casos prácticos.

No faltan intervenciones sobre la sumisión diabólica, estudios acerca de la dimensión eclesial del ministerio del exorcismo y las relaciones entre la posesión satánica y la filosofía New Age, explicó el padre Ramirez.

Habrá además lecciones sobre el origen histórico del exorcismo y los criterios para identificar la acción del Maligno y los simbolismos en los ritos mágico-ocultistas.

Si el Diablo es obviamente el convidado de piedra del curso de los que quieren echarlo de sus posesiones de cuerpos y mentes católicos, en el curso no faltan los continuos conceptos del Papa Francisco. El argentino Bergoglio es uno de los últimos papas que con más frecuencia cita al Demonioy denuncia sus acciones.

Religiosos y laicos asisten al Curso sobre Exorcismo Oración de Liberación organizado por el Ateneo Pontificio Regina Apostolorum. Foto: archivo

Religiosos y laicos asisten al Curso sobre Exorcismo Oración de Liberación organizado por el Ateneo Pontificio Regina Apostolorum. Foto: archivo

“Cuando se acerca el seductor comienza a seducirte”, explicó el actual Papa en sus predicaciones contra el Demonio. “La tentación es dialogar con él, como hizo Eva. Pero si entramos en diálogo con Satanás seremos derrotados. Pónganse esto en la cabeza y en el corazón, con el Diablo no se dialoga jamás”.

“Cuando el demonio entra en posesión del corazón de una persona se queda allí, como en su casa, y no quiere salir”, agrega Francisco. Por esto tantas veces cuando Jesús echa los demonios, éstos tratan de arruinar la persona, hacerse mal incluso físicamente”.

Otro concepto del Papa argentino es que “el Diablo entra por el bolsillo. Por eso estén lejos de él, no hagamos negocios con el demonio”.

En el curso se recuerdan las enseñanzas de fray Benigno, Calógero Padilla, uno de los máximos exorcistas, quien sostiene que negar la existencia del diablo y los posibles disturbios de acción diabólica “significa no comprender el Rito de los exorcismos, con el que la Iglesia reza por la liberación de una persona del diablo.

Siendo el Papa un jesuita, es interesante recordar que los exorcistas no simpatizan para nada con el actual “Papa negro”, el general de la orden jesuítica, padre Arturo Sosa, venezolano.

el actual “Papa negro”, el general de la orden jesuítica, padre Arturo Sosa, venezolano.
Foto: Victor Sokolowicz

el actual “Papa negro”, el general de la orden jesuítica, padre Arturo Sosa, venezolano. Foto: Victor Sokolowicz

El diablo, ¿una persona o una manera de actuar?

Los enemigos jurados de Satanás esgrimen la convicción del propio Papa Francisco de que el demonio es una persona. No aprecian unas famosas declaraciones que hizo hace unos años el padre Sosa respondiendo a una pregunta.

Dijo que “en el lenguaje de San Ignacio de Loyola (ndr, el fundador de la orden jesuita), es el espíritu malo que tiene el que lleva al hombre a hacer cosas que van contra el espíritu de Dios. Que existe como el mal personificado en distintas estructuras, pero no en las personas, porque no es una persona, es una manera de actuar del mal”.

El general de los jesuitas aclaró, lo que envenenó más el diente de los exorcistas, que el Diablo “no es una persona como es una persona humana”. “Es una manera del mal de estar presente en la vida humana”.

La idea de que el Diablo pueda ser equiparado a un símbolo y nada mas, causó una marea de condenas católicas, hasta que la Asociación Internacional de Exorcistas decidió polemizar en 2019 con las posiciones del “Papa negro” venezolano.

El Papa blanco argentino se mantuvo al margen de tan explosiva polémica. Los exorcistas afirmaron que “frente a estas graves y desorientantes afirmaciones, ya expresadas en el pasado por el padre Sosa, es necesario hacer puntualizaciones doctrinales a la luz del magisterio también del actual pontífice”.

La Asociación Internacional de Exorcistas recordó al jefe de los jesuitas que su misión para liberar de la posesión demoníaca a los fieles poseídos “partieron del magisterio expresado en el Concilio Lateranse IV sobre ángeles y demonios, que implica una vinculante adhesión de fe”.

La existencia real del Diablo, como sujeto personal que piensa y actúa y que ha hecho su opción de rebelión a Dios “es una verdad de fe que forma parte de la doctrina cristiana”.

En práctica los exorcistas declararon sin decirlo al jefe de la orden jesuita, a la que pertenece el propio Papa, como un herético.

Los exorcistas destacan que el Papa Francisco en muchas circunstancias ha ratificado la realidad del demonio. Jorge Bergoglio precisó que cuando se lucha contra Lucifer “no se contrasta la mentalidad mundana ni la inclinación personal contra el mal, más puntualmente se refiere a una lucha contra un ser real”.

Los exorcistas lo llaman “príncipe del mal”. Estas polémicas dan la impresión que hasta entre los jesuitas el diablo metió la cola.

Vaticano, corresponsal