Conectividad: Más de 127 millones de pesos para llevar Internet a localidades remotas

0
82

Son pueblos recónditos y aislados en los que la brecha digital agranda la desigualdad. El Enacom detalló los proyectos ejecutados y por iniciarse en la provincia.

Conectividad: Más de 127 millones de pesos para llevar Internet a localidades remotas

En Santa Victoria Oeste las antenas y equipos complementarios se suben a lomo de hombre.

La pandemia de COVID-19 y las medidas de aislamiento social que se adoptaron en 2020 para bajar la curva de contagios desnudaron la desigualdad que la dispar infraestructura de conectividad esconde en la Argentina profunda y, particularmente, en la recóndita geografía de Salta.

La necesidad de inclusión digital se hizo más palpable que nunca, pues se requirió de ella para estudiar, teletrabajar, realizar gestiones de la vida cotidiana (bancarias, comerciales, previsionales, asistenciales) y hasta para poder acceder a prestaciones médicas.

En medio de la primera ola se crearon aplicaciones móviles de las más diversas y, para utilizarlas, se hizo indispensable el acceso a Internet.

El salteño Gonzalo Quilodrán, miembro del directorio de Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom), explicó en detalle el impacto de las obras que se llevan adelante en zonas recónditas de la provincia. En los últimos días, ante cuestionamientos, el funcionario defendió enfáticamente las inversiones que empezaron a volcarse en la Puna, los Valles Calchaquíes y las serranías de Santa Victoria Oeste. En esos rincones, emprendedores domésticos cubren los vacíos de las grandes operadoras, que solo se interesan en llevar redes y tecnologías de la información y la comunicación (TIC) a las grandes ciudades.

Quilodrán aclaró que el directorio de Enacom, siguiendo instrucciones del presidente Alberto Fernández y del jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, elaboró diferentes programas para dar respuestas a dos grandes problemas que afronta el país en materia de conectividad: por un lado, el despliegue de infraestructura de fibra óptica en localidades del interior profundo que no fueron atractivas para las inversiones privadas por la escasa rentabilidad de brindar servicios en lugares con exigua densidad poblacional y poco poder adquisitivo; y por el otro lado, la falta de asequibilidad al servicio de Internet de las familias que se encuentran en mayor situación de vulnerabilidad. «En Salta, puntualmente, hay niveles de indigencia y pobreza tan extremos que no es posible para esas personas afrontar el precio del servicio», remarcó el funcionario nacional.

Para resolver específicamente la falta de infraestructura, el Enacom creó el programa de Aportes No Reembolsables para localidades de hasta 30 mil habitantes. Este acompañamiento económico a micro pymes o cooperativas permite el financiamiento de proyectos de despliegue de fibra óptica en lugares que no cuentan con prestadores de servicios de Internet o tienen sólo uno registrado. El programa exige al licenciatario proponente afrontar con recursos propios un 20% del valor total de la inversión. El otro 80% se va financiando mediante desembolsos parciales contra certificación de avance en plazos previamente establecidos. Quilodrán indicó que el objeto central de ésta política es resolver, en el corto y mediano plazo, la imposibilidad de acceso a la conectividad, convertida hoy en un «derecho universal».

«El análisis de los proyectos presentados es sumamente minucioso, detallado, profesional y transparente en cada una de las áreas técnicas del Enacom involucradas», aseguró Quilodrán. Una vez aprobados los informes técnicos, los proyectos son evaluados por las áreas económico-financieras. «Luego de su selección deben obtener un dictamen jurídico favorable para finalmente ser sometidos a un proceso de votación en las sesiones de directorio», completó.

La situación en Salta

Actualmente en la provincia de Salta se ejecutan obras de infraestructura en las localidades de Santa Victoria Oeste y Acoyte.

Ese proyecto es llevado adelante por un pequeño prestador de la zona y miembro de la comunidad kolla, Fernando Ariel Peloc.

La iniciativa cuenta con un financiamiento total de $27.825.938, de los cuales el licenciatario lleva cobrado el desembolso inicial del 30%. Actualmente, Peloc brinda Internet a 200 familias y espera, con la finalización del tendido de fibra óptica, llevar su servicio a 800 hogares. «Muchos podrán pensar que esta es una inversión desmedida, pero no tienen en cuenta que los trabajos que actualmente se ejecutan en ese lugar son una verdadera proeza de ingeniería por las características geográficas. Estamos hablando de conectar esa zona a la Red Federal de Fibra Óptica de Arsat desde el nodo que existe en la localidad jujeña de La Quiaca.

Son 116 kilómetros hasta la localidad de Santa Victoria Oeste. La mayoría del trayecto se realiza a más de 3.000 metros sobre el nivel del mar por las rutas provinciales 7 (Jujuy) y 5 (Salta). “Esperamos que en octubre de 2021 el proyecto esté finalizado”, señaló Quilodrán. En Santa Victoria Oeste y Acoyte el despliegue de fibra óptica ya se encuentra en plena ejecución. Ese tendido, a su vez, permitirá extender el servicio a Santa Cruz, Santa María, Abra de Santa Cruz, La Huerta, Rodeo Pampa, Lizoite, Mecoyita y Abra de Mecoyita.

En los Valles

La empresa Killa, propiedad de Javier Cardozo, quien desde hace más de 13 años brinda servicios de internet en los Valles Calchaquíes, presentó un proyecto para llevar conectividad a través de fibra óptica a Cachi, Payogasta, Molinos, Seclantás, La Poma y Angastaco.
Para la propuesta el Enacom aprobó $60.598.168. Con el primer desembolso, del 30%, ya se finalizó el tendido en el ejido urbano de la localidad de Cachi. En los próximos días se iniciarían los trabajos en Payogasta.
La empresa vallista cuenta actualmente con 1.268 abonados, a quienes brinda un servicio inalámbrico de hasta 3 megas. Espera alcanzar los 4.300 abonados una vez terminada la infraestructura. Killa tiene hoy 6 empleados a los que se sumarán otros 10 por la ampliación que tendrá el servicio a lo largo de la ruta nacional 40. “Los Valles Calchaquíes son una región de una belleza inigualable, con una potencialidad vitivinícola y turística enormes, todavía muy lejos de su techo, en la que es un orgullo como salteño aportar infraestructura productiva para su desarrollo”, afirmó Quilodrán.

En la Puna 

Otro importante proyecto de conectividad abarca a Olacapato, Santa Rosa de los Pastos Grandes y Tolar Grande.
“Esta iniciativa es verdaderamente estratégica para el desarrollo integral del departamento Los Andes y de la potencialidad productiva de la provincia; tendrá un impacto enorme en las actividades turísticas, mineras y en la creación del polo científico tecnológico y astronómico que planificamos en la región desde el Gobierno nacional a través del consorcio interinstitucional Salta Ventana al Universo, del que formarán parte la Nación, la Provincia y los municipios del departamento”, puntualizó Quilodrán.
La propuesta cuenta con un financiamiento global de $39.126.582, de los que la empresa de internet que conduce Hernán Esteban Rodríguez López recibió solo el adelanto del 30%, al igual que todos los proyectos que se encuentran en ejecución en la provincia de Salta.
La red desarrollada en la Puna tomará la conectividad del nodo de ARSAT que tiene San Antonio de los Cobres y recorrerá 15 kilómetros por la ruta nacional 51 hasta su bifurcación con la ruta provincial 129. Desde ese punto, una línea de fibra óptica, de 46 kilómetros, se extenderá sobre la ruta 129 hasta Santa Rosa de los Pastos Grandes. Otra red, de 44 kilómetros, llegará hasta Olacapato. Desde esa localidad el tendido de fibra óptica se extenderá por otros 120 kilómetros, sobre la ruta provincial 27, hasta Tolar Grande.
Sobre la extensa red, Quilodrán recalcó que “es un enorme anillo de fibra óptica que no solo brindará conectividad a los habitantes de nuestra Puna salteña, sino que también representa una gran oportunidad para la región andina de Jujuy y Catamarca, en donde venimos trabajando en proyectos de similar impacto social y productivo”.
El despliegue de fibra óptica en la localidad de Olacapato se iniciará este mes. La finalización del proyecto se estima hacia finales de 2021.
 

Fibra óptica para Anta y Rivadavia

En el marco del programa de Aportes No Reembolsables en localidades de hasta 30.000 habitantes, el Enacom tiene dos proyectos que ya fueron aprobados por las diferentes áreas técnicas del organismo y que sólo requieren ajustes menores para su aprobación en el directorio del Ente que surgió en 2016 de la fusión de Afsca y Aftic. 
 En los departamentos de San Martín y Rivadavia, sobre la ruta nacional 81, se desplegará fibra óptica para brindar conectividad a Dragones (Embarcación), Pluma de Pato, Coronel Juan Solá y Capitán Pagés (Rivadavia Banda Norte).
En el departamento de Anta, a su vez, se proyecta el tendido de fibra óptica por la ruta provincial 30 desde inmediaciones de Joaquín V. González hasta Las Lajitas, y desde allí por la ruta provincial 5 hasta General Pizarro.
Gonzalo Quilodrán subrayó que por expresas instrucciones de la Casa Rosada, “cada proyecto debe contemplar en su planificación la potencialidad que el mismo tiene en los diferentes sectores productivos. Se trata no sólo de resolver problemas coyunturales, sino de dejar tendida infraestructura para el desarrollo”, indicó Gonzalo Quilodrán, en relación con las redes proyectadas para Rivadavia y Anta.