viernes, marzo 1

Confirmado: el FMI modificará la meta de reservas del Banco Central

0
349

Nota extraída de Cronista por Marcelo Bonelli

El lunes el Fondo Monetario dará a conocer el cambio en los planes de forma oficial. Se busca «que el programa se adapte a la realidad» a raíz de la sequía y y la guerra.

Confirmado: el FMI modificará la meta de reservas del Banco Central

El Fondo Monetario Internacional (FMI) anunciará el lunes próximo lo que será un nuevo programa de metas con la Argentina, aunque este cambio se aplicará solo para las reservas del Banco Central previsto anteriormente para 2023.


Según confiaron fuentes oficiales que se encuentran en la India, participando de la reunión del G20, esto estará relacionado con los efectos negativos que produjeron sobre la Argentina (al igual que otros países) la guerra en Ucrania, aunque en el caso local se suma también la sequía. Ambas cuestiones pegan de forma directa sobre el nivel de exportaciones, complicando justamente la captación de divisas.

Para el comienzo de la semana se espera que desde Washington, donde todavía se encuentra una misión de Economía ante el Fondo Monetario, se de a conocer los términos del Staff Level Agreement, y allí se conocerán los pormenores de esta decisión.

Según las fuentes consultadas, no se generarán modificaciones ni en la política fiscal ni monetaria sobre la que ya se viene trabajando.

Al respecto, el ministro de Economía, Sergio Massa, apunto que «el programa tiene como objetivos para este año, el orden fiscal, la acumulación de reservas y la programación monetaria ordenada. El consenso con el FMI es que es mejor adecuar la programación del trabajo del año desde el inicio para dar previsibilidad y no tener que hacer wavers durante el año. El objetivo es ser realistas y previsibles para que el programa sea de verdad un ordenador y no un papel en el aire que no se cumple».

«La guerra y la sequía juegan un papel en nuestra economía y es mejor afrontarlo poniendo objetivos alcanzables para no estar corrigiendo cada trimestre», continuó

Metas y realidad

La idea oficial, confiaron desde el ministerio es que «el programa se adapte a la realidad», en cuanto al poder real de sumar reservas, y que de esta forma se evita «estar cambiando metas cada trimestre porque quita seriedad».

 Al mismo tiempo, advirtieron que así queda descartada la posibilidad de pedir un waiver ante el directorio del Fondo (que se reunirá el 22 de marzo para dar el visto a la revisión actual), y se estableció que las nuevas metas tendrán un «ajustador» vinculado al nivel de las exportaciones argentinas.


Así, si el ingreso de dólares cae las metas entonces serán más relajadas, aunque si crecen subirán la vara. Los cambios de los objetivos de reservas verán, entonces, cambios trimestrales o consecuentemente anuales.

Todo esto tiene que ver, sobre todo, con las perspectivas de la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (CIARA) y la Bolsa de Cereales, que sostienen que dejarán de ingresar al país entre u$s 8500 millones y u$s 14.000 millones -dependiendo de los distintos análisis- a raíz de la sequía, y caerían a niveles históricos. A esto se le debe sumar el «efecto guerra en Ucrania», que el Gobierno afirma que tuvo un costo de u$s 5000 millones para la Argentina.

Massa mantuvo en la madrugada del sábado en la Argentina un encuentro con la titular del FMI, Kristalina Georgieva, donde se avanzó en el cambio de las metas de reservas.

Tras el encuentro, la funcionaria publicó en su cuenta de Twitter: «Muy buena discusión con Sergio Massa al margen de #G20India sobre los nuevos desafíos que enfrentan los ME y Argentina. Se está avanzando a buen ritmo en la cuarta revisión del programa argentino y esperamos comunicar su conclusión pronto», indicó la titular del organismo multilateral en su cuenta de Twitter.


Para la Argentina, este visto bueno del Fondo a cambiar las metas de reservas es fundamental, ya que el Banco Central viene perdiendo reservas en los últimos días, y de hecho cerró la semana con un rojo de u$s 940 millones.

f:El Cronista