Confirman el primer caso de COVID en Salvador Mazza y cunde la alarma

0
223

Es una mujer de 75 años que ingresó de Bolivia por un paso ilegal.

Las barricadas que colocaron en las zonas más próximas a la quebrada en Salvador Mazza. Agencia

Casi como una premonición o como una preocupante advertencia de lo posible, el primer caso de coronavirus se confirmó en Salvador Mazza. Allí se había focalizado toda la atención en las últimas horas, ante el temor popular por la llega de pobladores de Yacuiba que buscan asistencia ante los contagios masivos y el colapso del sistema sanitario en Bolivia.

El caso positivo confirmado ayer corresponde a una mujer de 75 años, asintomática que habría ingresado hace dos días desde Bolivia por uno de los tantos pasos ilegales. Según las versiones, la mujer entró por el barrio San Martín, ubicado a la izquierda del puente internacional. Otras dos personas, que también ingresaron por ese lugar, estarían con síntomas similares. Según informó la Dirección de Epidemiológica, la mujer se encuentra asistida en el hospital local.

Confirman el primer caso de COVID en Salvador Mazza y cunde la alarma

A la derecha del puente internacional de Salvador Mazza se ubican barrios como El Sauzal, Sector 5, La Playa y San Cayetano donde residen unas 10.000 personas que usan la bajada Pila, como se conoce en la zona a ese camino ilegal, para ir y venir desde Yacuiba.

Es una especie de barranca que lleva directamente al barrio África de Yacuiba, lugar al que ni el Ejército ni la Policía del vecino país se atreven a transitar por la peligrosidad que representa y donde se negocian, se acopian y se despachan cargamentos de toda clase de sustancias prohibidas.

Barricadas y morros de tierra fueron colocados con maquinaria pesada por el municipio en varias calles que llevan a la quebrada internacional.

Para el lado izquierdo del puente están los barrios El Chorro, San Martín, YPF y diversas fincas privadas por donde pasa absolutamente de todo; desde bagayeros caminando hasta camiones de gran porte que practican el comercio internacional de forma ilegal, sorteando por las fincas privadas los controles del puente internacional, el único paso legal y habilitado.

A lo largo de todos esos barrios, en Salvador Mazza el control se hace imposible. Pero más aún si se tiene en cuenta que saliendo de los límites del municipio de Salvador Mazza la frontera entre los dos países es mucho más extensa, al punto que hasta los mismos aborígenes del Chaco salteño denuncian siempre que vehículos con contrabando ingresan por toda esa extensa línea.

Hoy el problema no es el contrabando o la evasión impositiva, que nunca han podido combatirse con eficacia. Es la salud de miles de argentinos que temen que la explosión de casos de COVID -19 en Bolivia haga que muchos ciudadanos de ese país, sanos o enfermos, presionen por ingresar a la Argentina donde la salud pública es gratuita a diferencia de los hospitales o clínicas de Yacuiba, en los que debe abonarse por cualquier práctica médica.

Tanto es así que en el caso del primer fallecido por COVID-19, que tuvo que ser trasladado al hospital San José de Tarija, este nosocomio le cobraba al hospital Zelaya, de Yacuiba, por haberlo asistido.

Pedido por apoyo de Ejército

Tras recorrer distintas localidades del norte provincial, el gobernador Gustavo Sáenz habló ayer en Salvador Mazza sobre la necesidad de reforzar los controles en la frontera de Salta con Bolivia, en el marco de la pandemia por COVID-19. En diálogo con medios locales, dijo que se comunicó con el ministro del Interior, Wado de Pedro, para solicitar que Nación acompañe con efectivos del Ejército Argentino. Reiteró la importancia de aunar esfuerzos para reforzar los controles de ingreso. 
No obstante, desde el Ministerio de Seguridad de la Nación confirmaron que hasta ayer no habían recibido ninguna solicitud formal en ese sentido.