Congelamiento de precios:Gobierno anticipa clausuras y apuesta a los datos de inflación en noviembre

0
89

Tres días antes de los comicios generales el INDEC revelará el Índice de Precios al Consumidor de octubre; El oficialismo, a fondo para garantizar el cumplimiento de la medida

Con la inflación que comienza a acelerarse el Gobierno dispuso recientemente un congelamiento de precios el cual garantizará que se cumpla utilizando toda la maquinaria estatal. En este sentido, a pocos días de su entrada en vigencia, este fin de semana ya se comenzaron a ver en los supermercados ubicados en municipios oficialistas a militantes controlando los precios. En adición, el impulsor de la medida, el secretario de Comercio Roberto Feletti ya adelantó que clausurarán a “aquellos que no cumplan”.

En una entrevista con Radio 10 el funcionario adelantó que “en el Gran Buenos Aires hubo un fuerte control de parte de los intendentes y el lunes vamos a intervenir puntualmente en aquellos que incumplieron con algunas clausuras”. De todos modos, afirmó el éxito de la medida ya que hubo “un retroceso en los precios con un amplio cumplimiento, del 75% de los productos en más el 60% de los comercios relevados”.

Y sostuvo que “están dadas las condiciones para la baja de precios” y que “por eso es importante el diálogo con los mayoristas, porque son los que terminan regulando el margen, y hay que asegurar esa baja de precios hacia el minorista”. Al respecto, adelantó que esta semana se reunirán con grandes empresas como Quilmes y Unilever para lograr acordar precios y garantizar el abastecimiento.

Roberto Feletti, secretario de Comercio

“Esta intervención tiene un objetivo de corto plazo, que es bajar la fiebre, ya que la remarcación de octubre se volvió insostenible. Y el de largo plazo es asegurar una canasta básica regulada para la población argentina, con precios administrados, sin sobresaltos y que sea permanentemente ofertada”, subrayó el funcionario. Sin embargo, volvió a insistir que quienes no cumplan con los precios se tomarán duras medidas entre las que se encuentra la clausura.

La inflación es uno de los temas más preocupantes para los argentinos en el que el Gobierno ha mantenido políticas erráticas para contrarrestarlo: En los últimos doce meses el acumulado llegó al 52,5%. Desde que comenzó el 2021 ya hubo un 37%, mientras que en septiembre fue del 3,5%. En este sentido, con el control de precios buscan dar un golpe de efecto y mostrar un control de la inflación, principalmente en el rubro de alimentos que es aquel que aumenta siempre por encima del promedio general.

El próximo 11 de noviembre se conocerán los datos de inflación de octubre, tan solo tres días antes de las elecciones. En el Gobierno confían que presentar un numero a la baja y “maquillado” por el congelamiento, podrá ser un golpe de efecto que genere la percepción de que se está controlando la inflación y se deposite un voto de confianza en el oficialismo para que continúe en ese rumbo. De lo contrario, si pese a las medidas, la inflación sigue alta (por en encima del 3%), será prácticamente una sentencia en la contienda electoral para el Frente de Todos.