jueves, julio 18

Coronavirus: la OMS suspendió los ensayos con hidroxicloroquina porque “no reducía la mortalidad”

0
396

La OMS informó la suspensión porque no produce ninguna reducción en el número de muerte de los pacientes hospitalizados al compararlos con los cuidados comunes.

Coronavirus: la OMS suspendió los ensayos con hidroxicloroquina porque "no reducía la mortalidad"
Coronavirus: la OMS suspendió los ensayos con hidroxicloroquina porque “no reducía la mortalidad”

La Organización Mundial de la Salud (OMS) informó que suspendió los ensayos con hidroxicloroquina y la combinación de medicamentos contra el VIH lopinavir/ritonavir en pacientes hospitalizados por coronavirus porque la reducción era poca o casi ninguna en el número de mortalidad.

En un comunicado, el organismo indicó: “Los resultados provisionales del ensayo muestran que la hidroxicloroquina y lopinavir/ritonavir producen poca o ninguna reducción de la mortalidad de los pacientes hospitalizados con COVID-19 cuando se compara con los cuidados estándar”. Aunque aclaró que la decisión se tomó luego de una recomendación del comité directivo internacional del ensayo.

El organismo dijo que la decisión se aplica únicamente a la realización del estudio Solidaridad. En tanto, no afecta a la posible evaluación de otros estudios de hidroxicloroquina o lopinavir/ritonavir “en pacientes no hospitalizados o como profilaxis previa o posterior a la exposición a la COVID-19”.

Durante el mes de junio, la Administración de Alimentos y Drogas de los Estados Unidos revocó su autorización de emergencia para los medicamentos contra la malaria que habían sido promocionados por Donald Trump para el tratamiento de COVID-19 en medio de la creciente evidencia de que no funcionan y podrían causar efectos secundarios mortales.

En esa misma línea, la FDA dijo que los medicamentos representan un mayor riesgo para los pacientes que cualquier beneficio potencial. Tienen décadas de antigüedad y también se recetan para el lupus y la artritis reumatoide, advirtieron que pueden causar problemas de ritmo cardíaco, presión arterial gravemente baja y daños musculares o nerviosos.

Asimos, los medicamentos siguen estando disponibles para usos alternativos, por lo que los médicos de EEUU todavía podrían prescribirlos para COVID-19, una práctica conocida como prescripción fuera de etiqueta.