lunes, julio 22

Coronavirus: por qué no liberan las patentes de las vacunas

0
335

Ante los problemas de distribución mundial de las vacunas contra el coronavirus, muchos comienzan a buscar alternativas para el problema.

Coronavirus: por qué no liberan las patentes de las vacunas
Coronavirus: por qué no liberan las patentes de las vacunas

Este jueves por la noche, el presidente Alberto Fernández habló sobre la “escasez de vacunas” en el mundo. La situación de los laboratorios y la ausencia una patente mundial accesible desde todo el mundo es algo que muchos se plantean. A pesar de ello, el comercio de las internacionales también es algo que interviene en la distribución.

Raquel González, responsable de las Relaciones Externas en Médicos Sin Fronteras, indicó a BBC que una opción para acelerar la producción de vacunas ha sido diseñada por la OMS bajo el nombre de C-TAP (Acceso Mancomunado a la Tecnología contra la covid-19). A pesar de existir, “hoy en día no se ha compartido ninguna tecnología. No se ha compartido nada. Es decir, la cartera de productos en el C-Tap está a cero”, lamentó González.

Cabe aclarar que, si todos los países pudiesen acceder a dicha tecnología, o como explica la profesional “tener la receta”, habría muchos más laboratorios que podrían producir las vacunas.

El experto de la Universidad de Manchester Rory Horner por otra parte considera que debería haber más acuerdos similares al Covax, el cual reúne las vacunas y las envía a los países del mundo de forma equitativa. “Ayudaría para mejorar la adquisición, la compra y distribución de vacunas”, afirmó Horner, quien tal como hizo Alberto Fernández planteó la gran diferencia que hay entre los países más desarrollados y los de bajos ingresos.

Lo ideal será que Covax no sólo tenga el dinero de los países ricos sino también las dosis, los derechos y el acceso prioritario a esas dosis que los países ricos han acaparado”, afirmó.

Video OMS

Otro punto que se plantea como opción para la distribución mundial fue planteado por Sudáfrica e India a la Organización Mundial de Comercio. Ambos países pidieron que, mientras continúe la pandemia se suspendan los derechos de propiedad de patentes de las vacunas contra el Covid. Esto permitiría que las farmacéuticas compartan sus tecnologías y que otros laboratorios comiencen a producir las dosis, generando un mayor caudal para todo el mundo.

La opción fue rechazada por los países donde se encuentran los grandes laboratorios que hoy en día poseen vacunas autorizadas. Según se indica, si se suspenden las patentes se  “obstruirá la innovación científica y los inversores privados no se involucrarán en la industria”.