Coronavirus: por qué no se debe tomar alcohol antes ni después de aplicarse la vacuna

0
123

Especialistas de distintas regiones del mundo analizaron las consecuencias del alcohol en quienes se aplican las vacunas contra Covid-19.

Coronavirus: por qué no se debe tomar alcohol antes ni después de aplicarse la vacuna
Coronavirus: por qué no se debe tomar alcohol antes ni después de aplicarse la vacuna

En diciembre de 2020, cuando se anunció la llegada de la vacuna Sputnik V al país, una información alertó a la sociedad al ver que, en el espacio de espera, los voluntarios rusos recibían un papel con indicaciones. Allí se leía: “Es recomendable no beber alcohol durante tres días. Además, no visite los saunas, puede lavarse, pero no frote demasiado este lugar con una toallita. Por favor, excluir todo esfuerzo físico fuerte en este hombro”.

En ese momento, la viceprimera ministra rusa Tatiana Golíkova, encargada del plan de vacunación, confirmó la información a la agencia Reuters. Golíkova explicó que “la ingesta de medicamentos y alcohol podrían inhibir el sistema inmunológico, dentro de los primeros 42 días”, por lo que se recomienda evitarlos.

Esta semana, un documental de la BBC presentó el trabajo de la doctora Ronx Ikharia, especialista en medicina de emergencia. Ikharia se tomó una muestra de sangre antes y después de beber tres vasos de vino prosecco para demostrar cómo afectaba el alcohol a la inmunidad. Tras analizar ambas muestras de sangre, la investigadora aseguró que la cantidad de alcohol que había consumido era suficiente para reducir a la mitad los niveles de linfocitos blancos en la sangre.

Coronavirus: por qué no se debe tomar alcohol antes ni después de aplicarse la vacuna
Coronavirus: por qué no se debe tomar alcohol antes ni después de aplicarse la vacuna

Una conclusión similar tuvo Sheena Cruickshank, profesora e inmunóloga de la Universidad de Manchester. Cruickshank afirmó que: “Para que haya una buena respuesta a la vacuna necesitas que tu sistema inmunológico funcione al máximo, así que, si bebes la noche anterior o poco después, eso no va a ayudar”.

La doctora en Inmunología Jenna Macciochi, especializada en el tema, explicó en el documental que “la ingesta excesiva de alcohol también puede afectar a los órganos que regulan la inmunidad, como el hígado, que produce proteínas antibacterianas o la médula ósea, que producen nuevas células inmunitarias”.