Cristina Kirchner y Sergio Massa siguen de cerca los pasos de Milei y preparan su reaparición

0
110

Nota extraída de TN por María Fernanda Alonso

La expresidenta volvió al Instituto Patria un día antes de la marcha de la CGT. Qué hay detrás de su silencio. Los pasos que ensayan Kicillof y el líder del Frente Renovador. El desafío a Máximo Kirchner.

Desde el 10 de diciembre, Cristina Kirchner esconde la piedra y estira el dedo. Pasó en el día de la asunción de Javier Mileicuando escuchó el grito de ”ladrona” y levantó el dedo mayor para un “fuck you” furioso. Pasó el lunes cuando vivió otra escena similar en el aeropuerto de El Calafate. Y pasó en la víspera de la marcha y el paro general de la CGT contra el nuevo Gobierno.

Una foto de Cristina Kirchner en el Instituto Patria circuló tibiamente en las redes sociales. La exdiputada Claudia Bernazza y vocal suplente del Instituto Patria publicó las pics de la expresidente con la dedicatoria: “Tenerla en casa”. Cristina Kirchner reapareció, aunque hasta ahora no dijo palabra. “No hubo una actividad puntual, vino a su oficina”, pudo confirmar TN de fuentes cercanas a Oscar Parrilli, titular del Instituto Patria. Tábula rasa, como pidió en la campaña Milei. Look total white y sin mención alguna al nuevo Gobierno en las rede sociales.

La exvicepresidenta, Cristina Kirchner, reapareció en el Instituto Patria y se mostró con la exdiputada, Claudia Bernazza (Foto: Facebook @cbernazza).
La exvicepresidenta, Cristina Kirchner, reapareció en el Instituto Patria y se mostró con la exdiputada, Claudia Bernazza (Foto: Facebook @cbernazza).

Cristina Kirchner quiere desterrar las sospechas de que estuvo detrás de la movilización. Finalmente participó Máximo Kirchner. El presidente del PJ bonaerense no iba a dejar solo a Axel Kicillof con los intendentes del conurbano, por un lado, y al Frente Renovador, por el otro. Sergio Massa no fue, pero Malena Galmarini animó la marcha a viva voz con el cantito de “la Patria no se vende”.

Cristina Kirchner, Javier Milei y Alberto Fernández, el 10 de diciembre (Foto: REUTERS/Matias Baglietto).
Cristina Kirchner, Javier Milei y Alberto Fernández, el 10 de diciembre (Foto: REUTERS/Matias Baglietto).Por: REUTERS

Cristina Kirchner pasó por el Patria, dejó una foto y se fue. El 15 de diciembre había mostrado en TikTok el regreso al Instituto. “Otra vez en casa”, dijo sonriente en el lugar que elogió como refugio desde el llano mientras monitorea la batalla por las causas judiciales que enfrenta. Dicen quienes hablan con la exvice que mantendrá silencio porque no quiere “politizar” los reclamos populares que, entiende, irán en aumento a medida que pasen los días del Gobierno de La Libertad Avanza. Sueña con “el pueblo avanza, el gobierno retrocede”.

Cristina Kirchner y Massa esperarán los 100 días de gracia. El excandidato a presidente reaparecerá en público a mediados de febrero para presentar “Los 10 Acuerdos para el Desarrollo”. La inflación marcará los tiempos: 25,5% en diciembre, una cifra similar en enero y el temido recalentamiento en marzo y abril. Milei cumplirá los 100 días de gestión a mediados de marzo.

Mientras La Libertad Avanza concentra esfuerzos para convencer a la oposición dialoguista del PRO, la UCR y Hacemos Coalición Federal por la Ley Ómnibus, Cristina Kirchner y Massa mueven hilos con extremo perfil bajo. El bloque K pidió una sesión en el Senado para tratar el DNU. Massa mantuvo una reunión con el diputado por Tucumán Pablo Yedlin, para mostrar un “poroto”, en plena fuga de los tres legisladores que responden al gobernador Osvaldo Jaldo, que rompieron con UxP y armaron bloque aparte.

Pablo Moyano fue el primer orador del acto de la CGT y dijo una fuerte frase contra Luis Caputo. (Foto: Leandro Heredia / TN)
Pablo Moyano fue el primer orador del acto de la CGT y dijo una fuerte frase contra Luis Caputo. (Foto: Leandro Heredia / TN)

Otra lectura es que con el silencio, Cristina Kirchner busca salirse del foco en medio de las facturas intenas que bullen peronismo. Pablo Moyano había reclamado públicamente antes de la marcha: “¿Dónde están Alberto, Cristina, Máximo y Sergio?”. Ya en la movilización, Facundo Moyano, secretario del Sindicato de Peajes, pidió al peronismo que haga una autocrítica. “Me parece que tiene que ser para los dirigentes del peronismo, y me incluyo, un momento de autocrítica profundo. Esta situación argentina de ser primeros en inflación en el mundo, que el trabajo se haya deteriorado, tiene que ver con los desmanejos y el desastre que ha sido el gobierno que pasó, peleas internas, disputas de poder, egos. Todos nos tenemos que hacer cargo”, dijo.

Axel Kicillof se reunió con intendentes bonaerenses (Foto: Gobernación bonaerense).
Axel Kicillof se reunió con intendentes bonaerenses (Foto: Gobernación bonaerense).

Kicillof mantuvo el jueves en la Gobernación una reunión con intendentes del Gran Buenos Aires y acordaron crear una comisión para monitorear la gestión por los recortes en las obras públicas, los alimentos de comedores y freno del envío de partidas del gobierno de Milei. Estuvieron los intendentes de La Plata, Julio Alak; de Avellaneda, Jorge Ferraresi; de Ensenada, Mario Secco; de Merlo, Gustavo Menéndez; de Almirante Brown, Mariano Cascallares; de Hurlingham, Damián Selci; de Escobar, Ariel Sujarchuk; y a las intendentas Mayra Mendoza, de Quilmes; y Mariel Fernández, de Moreno.

El mensaje fue “estado de alerta” y un gesto hacia dentro del PJ bonaerense, que preside Máximo Kirchner, pero no conduce. El intendente de Esteban Echeverría Fernando Gray los madrugó: impulsó un recurso de amparo y logró frenar por unos días la suba de las tarifas del transporte. Ahora intentará suspender la audiencia pública que definirá los aumentos en la luz. Gray busca desbancar a Máximo Kirchner en la jefatura del PJ. Aprovecha que Kicillof por ahora no quiere y que el intendente Jorge Ferraresi asoma la cabeza, pero no guiña el ojo.

Tantean el terreno a pie mientras, pese al cambio de Gobierno, La Cámpora resiste en Aerolíneas y el Frente Renovador de Massa en trenes. A veces, cuando La Libertad Avanza no mira para atrás. Ojos cerrados. También, después de una siesta en el Gobierno, Alberto Fernández mantiene la “conducción” a ciegas del PJ nacional desde Madrid, la ciudad que nunca duerme. Cristina Kirchner, por ahora, prueba con el lenguaje de señas.