Cristina se repliega o juega a fondo para sostener a Alberto

0
132

Nota de El Cronista por Mariel Fornoni

Mariel Fornoni

En estas primarias se jugaron muchas cosas al mismo tiempo: el equilibrio de fuerzas en el Congreso, un plebiscito de la gestión de Alberto Fernández y la cohesión en la coalición gobernante, y también se definen fuerzas y liderazgos que empiezan a construir su alternativa de gobierno para 2023.

En el Congreso, si bien la oposición puso más bancas en juego, el oficialismo no consiguió mejorar su representación en estas PASO y parece difícil que lo haga en noviembre dado que el FdT siempre creció menos que Juntos por el Cambio de las primarias a las generales. También en el Senado el oficialismo perdería, de ratificarse en noviembre estos números, 6 senadores lo que dejaría a Cristina Fernández en una situación compleja en la Cámara alta.

En relación con el plebiscito de gestión, el porcentaje de aprobación ya venía cayendo mes a mes el último año, un indicio de que los votos a nivel nacional podían converger al nivel del 30% que había obtenido en nuestra última medición y que es, a la vez, el piso habitual de Cristina. Ahora, habrá que atender a las relaciones dentro de la coalición de gobierno, y observar si Cristina se involucra para tomar decisiones o si se repliega en el Senado y en la provincia de Buenos Aires dejando a Alberto a su suerte y verdad.

Cristina parece haberse dado cuenta que no solo ha fallado en la elección de Alberto como candidato. Axel Kicilof es el gobernador de la provincia con niveles de aprobación más bajo de los últimos 15 años. Las dos gestiones de Daniel Scioli y la de María Eugenia Vidal promediaron los 55/60 puntos de aprobación mientras que hoy él apenas alcanza los 35. La imagen de los distintos gobernadores de la provincia siempre estuvo entre las primeras en el ranking positivo pero hoy ese lugar lo ocupa Horacio Rodríguez Larreta.

Sin esperar los resultados de las PASO en el FdT avanzaron en anunciar las reelecciones de Alberto y Axel para no potenciar sus debilidades en los difíciles dos años que restan de gestión. También un lanzamiento de Máximo Kirchner en la provincia parece hoy prematuro y su nivel de rechazo en las encuestas se consolida. Al parecer Cristina deberá cambiar la estrategia del juego si es que no consigue otras cartas. ¿O decidirá jugar en solitario?

En la oposición Rodríguez Larreta ha conseguido aumentar su nivel de conocimiento nacional asociado con atributos de una gestión ordenada y eficiente. Y el gobierno nacional le otorgó centralidad al quitarle recursos y fomentar la polarización. Frente al proceso electoral se convirtió en el estratega de la campaña y envió un mensaje de apertura al competir con sus candidatos en las PASO junto con el radicalismo y otros espacios. El resultado de las PASO lo coloca sin duda en un lugar expectante para el 2023.