viernes, mayo 24

Cristina y JuanGrabois fueron denunciados penalmente por incitar a una crisis social

0
267

La vicepresidenta y el dirigente popular enfrentan una demanda judicial por las últimas declaraciones en las que aseguraba estar “dispuesto a dejar la sangre en las calles”, en medio del difícil contexto argentino,

Ante la complicada interna que enfrenta el oficialismo y los últimos dichos de distintos referentes que agravan aún más la estabilidad política e institucional, Cristina Kirchner y Juan Grabois fueron denunciados penalmente por incitar a una crisis social.

La demanda fue presentada ante la Justicia por el empresario Juan Ricardo Mussa, quien apuntó a la actual vicemandataria por perpetrar un plan para evitar ir a la cárcel por el juicio de Vialidad. Además, la calificó como “criminal de guerra” por ser “responsable de todas las muertes que su comportamiento nos trajo”.

En la misma línea de acusaciones, arremetió contra Grabois, Máximo Kirchner, Axel Kicillof, Andrés Larroque y Alberto Fernández por generar “el caos social y económico” para liberar a la ex presidenta de la causa por presunta adjudicación irregular de obra pública vial en Santa Cruz.

Según consigna la denuncia, los cargos que se buscan imputarles son “apología del delito, terrorismo de estado, incumplimiento y violación de los deberes de funcionario público, violación de la ley de Ética Pública, abuso de autoridad, cohecho, tráfico de influencias, encubrimiento y asociación ilícita”.

El empresario no descartó concurrir ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (C.I.D.H), “donde se sustancian numerosas causas contra la República Argentina por cuestiones similares a la que sustentan esta denuncia”.

En la misma demanda a la que tuvo acceso Realpolitik, se “advierte con preocupación que el gobierno se encuentra abroquelado, y cada discurso que da instiga a la población al desorden institucional, conspirando contra la Justicia y la Corte Suprema, que aspira a darle el castigo por los 14 años de corrupción y saqueos multimillonarios a las arcas del estado”.

Al respecto, Mussa agregó: “No importa cuántas muertes puedan producirse (…) tampoco es verdad, que digan preocuparse por el hambre de los desposeídos, sino que el único leitmotiv es evitar que Cristina Kirchner vaya a la cárcel, aunque se provoque más muertos que en el año 2001”.

En relación al rol que caracteriza a los funcionarios apuntados últimamente, sostuvo que intentan “defender a la ex presidenta de la persecución judicial y acompañarla en una eventual candidatura en el 2023”. En este sentido, relacionó este apoyo al supuesto intento de desestabilización y golpe institucional de la ex senadora nacional contra el presidente Alberto Fernández.

“De los medios de comunicación social decían a algunos periodistas que el presidente no descarta irse y que el agotamiento es total. Que el presidente amenaza con irse no es nuevo, nos lo cuentan en off hace meses distintos dirigentes oficialistas y opositores. Grabois amenazó horas antes sabiendo esto, lo sabía antes de decir que está dispuestos, él y algunos gauchos más, a dejar su sangre en las calles para bajar la pobreza”, analizó, al mismo tiempo que disparó: “Son versiones que peligrosamente usa el piquetero de cabecera de Cristina Fernández de Kirchner”.

En relación al último reclamo del dirigente de la UTEP, quien recientemente reclamó un Salario Básico Universal, lo tildó de “genuino y democrático”, pero aclaró que el problema de empobrecer a los sectores más pobres es “quien él militó diez minutos antes en términos históricos”.

En los últimos días, Grabois quedó ubicado en el centro del debate no sólo por encabezar un acto en contra del oficialismo al cual le brindaba su apoyo sino por las declaraciones posteriores en las que aseguraba que podrían llegar a gestarse saqueos, en medio de la crisis económica que agobia a los ciudadanos argentinos.

Al respecto, Mussa volvió a cargar contra la vicepresidenta por convalidar los discursos del dirigente: “¿No es entonces la propia presidente del Senado la que pone en riesgo la democracia y la institucionalidad, alentando marchas y declaraciones a diario en contra de su propio gobierno?”.

Sobre el vínculo que la une con el mandatario, amplió: “El desgaste tortuoso de Cristina a Alberto, alentando a sus militantes a que se rían de él como los romanos en el circo, colaboraron con este escenario de absoluta fragilidad democrática. Alberto, dicen, llora e intenta buscarle la vuelta”.

Y finalizó: “Grabois será el catalizador que detone la crisis social, no sin la aprobación de Cristina Fernández de Kirchner, quien sabe mejor que nadie y puede elegir qué día se termina el actual periodo democrático de gobierno”.