domingo, junio 16

Cuál es el problema que originó la caída global de Facebook, Instagram y WhatsApp

0
305

Una falla en los servidores DNS habría provocado la catástrofe global

Los servidores del Sistema de Nombres de Dominio (DNS) dejaron de funcionar, y las estructuras IP resultaron irrastreables. Fue como si alguien hubiera arrancado de un tirón los cables de las miles de computadoras instaladas en los centros de datos de California que las conectan a la red de redes que es Internet.

Cuando un mensaje, video, mail o cualquier otro dato sale de una computadora para llegar a otra, lo que hace es literalmente viajar por Internet en paquetes desagregados de información (bytes). Esta se desarma en el camino tomando diferentes rutas y así llegar de manera más segura a destino. Cada porción de ese paquete de datos parte de una dirección IP (Protocolo de Internet) que está compuesta por una serie de números -lo que en el mundo real es un domicilio- y viaja hacia otro nodo de la red, como por ejemplo Facebook.

Pero para enviar un mail no recordamos números sino nombres. Cada información hospedada en lenguaje binario en Internet tiene su correlato en la lengua corriente, a través del Sistema de Nombres de Dominio (DNS). Según Cloudflare, una empresa proveedora de infraestructura para la web, allí estaría el origen del problema que hizo que miles de millones de usuarios alrededor del mundo no pudieran acceder a Facebook, y por consiguiente, Instagram y WhatsApp, ya que pertenecen todas a la misma corporación.

Cloudflare, que tiene acceso al estado del “tránsito” de Internet, empezó a seguir los movimientos de los servidores minuto a minuto y percibió que a las 16:58 UTC, Facebook había dejado de anunciar las rutas IP a los DNS. Lo cual significa que, por lo menos, los servidores DNS de Facebook no estaban disponibles. Es decir, si uno escribiera el dominio “www.facebook.com” en el buscador, Internet no sabría a dónde llevarnos.

Las rutas que llevan a esas plataformas se volvieron irrastreables porque el sistema de dominios es incapaz de traducir las direcciones IP, con lo cual, es como si se hubiesen borrado a sí mismos de Internet.

Si bien hace instantes el engranaje volvió al ruedo, es posible que aún se registren fallas en el funcionamiento de las aplicaciones debido al “embotellamiento” de usuarios, lo cual puede generar inestabilidad.