¿Cuál política económica? ¿Cuál equipo económico?

0
149

Nota extraída de La Nación por Juan Carlos de Pablo

No es fácil diseñar e impulsar medidas de política económica, cuando los funcionarios dependen de una autoridad política debilitada y muy poco creíble. Esto genera parálisis operativa

No confundamos los envases con lo que contienen los frascos; perforemos la nomenclatura para analizar la sustancia.

Hablar hoy de política económica, y de equipo económico, implica aplicar categorías inventadas para analizar situaciones planteadas en contextos normales a una realidad que no tiene nada de normal.

Equipo económico tuvieron Adalbert Krieger Vasena, Juan Vital Sourrouille y Domingo Felipe Cavallo (1991-1996). Integrado por alguien a cargo de “venderle” el programa económico al resto del gobierno, al tiempo que coordina las distintas porciones que lo integran.

Política económica es un conjunto de medidas congruentes entre sí. Por ejemplo: la tasa de inflación implícita en las políticas cambiaria y tarifaria tiene que ser la misma que la implícita en las políticas fiscal, monetaria, salarial, jubilatoria, etc.

Nada de esto existe aquí y ahora. Lo que hoy tenemos son acciones individuales: parálisis operativa, bomberos e iniciativas que terminan siendo revisadas.

No es fácil diseñar e impulsar medidas de política económica, cuando los funcionarios dependen de una autoridad política debilitada y muy poco creíble. Esto genera parálisis operativa. El Banco Central genera mayores restricciones, porque enfrenta crecientes presiones sobre el segmento oficial del mercado de cambios; y la secretaría de comercio interrumpe el congelamiento de más de 1000 productos antes de cumplirse la vigencia original, a la luz de los brillantes resultados obtenidos.

Nadie sabe lo que ocurrirá, en materia económica en los próximos dos años. Los analistas podemos no ser parte del problema si ajustamos la nomenclatura a los hechos. Los mercados no existen; existen los seres humanos que compran y venden; el FMI no existe; existen los funcionarios no políticos preocupados por su futuro laboral; la directora gerente y el directorio, integrado por representantes de países a los que la Argentina no les interesa, pero sí cómo los puede favorecer el eventual acuerdo entre nuestro país y el referido organismo.

En este contexto político y macroeconómico cada uno de nosotros tendrá que desenvolverse. ¿Quién dijo que la vida es fácil? Los argentinos tenemos enorme experiencia para sobrevivir a la fuerte incertidumbre y adaptarnos a las circunstancias. Esto explica por qué, en 2020, el PBI cayó “apenas” 10% y se recuperó en el año que está por finalizar.