El tiempo - Tutiempo.net

Cuánto endeudaron a sus provincias cada uno de los gobernadores

0
92

10 DE Octubre 2019 – La provincia de Salta está en el décimo lugar en orden de endeudamiento.  Chubut, Neuquén, Jujuy y Buenos Aires, entre las las más asfixiadas.

Ya sea a través de bonos, préstamos del Gobierno o créditos con organismos financieros, las provincias y la Ciudad de Buenos Aires emiten deuda en dólares y en pesos. Esa manera de obtener fondos para cubrir sus necesidades está en el centro de la polémica en el último tiempo.

Los gobernadores tienen comportamientos muy distintos al momento de pedir prestado, según un relevamiento del diario La Nación en base a datos públicos y cálculos de especialistas privados. Por ejemplo, María Eugenia Vidal (Buenos Aires) tiene la deuda más grande en términos nominales, pero también una gran capacidad recaudatoria. En cambio, el peor de la clase es Mariano Arcioni (Chubut), cuyo stock de pasivos alcanzarán los $65.137 millones a fin de año.

Hay otras rarezas en la lista. Pese a que los candidatos del Frente de Todos Alberto Fernández y Axel Kicillof cuestionan el excesivo endeudamiento promovido por Cambiemos en distintos frentes, los gobernadores peronistas -una de sus bases de sustentación política y electoral- también muestran una gran predisposición a pedir prestado.

Días atrás, Kicillof cuestionó los números con los que la gobernadora bonaerense terminará su primer mandato, insistió en que su deuda es de US$12.000 millones y que el 80% está en dólares. Por su parte, Vidal le respondió que la de Daniel Scioli era de US$11.000 millones cuando se fue. Además, sostuvo que la deuda de la provincia fue invertida en obras públicas.

En el medio de esta disputa, el Centro de Economía Política Argentina ( Cepa) hizo un estudio que compara recaudación (considera recursos propios provinciales más coparticipación) con deuda tomada, algo que puede abarcar lo que sucedió en más de un período a cargo de un distrito. Si bien aún faltan casi tres meses para el cierre del ejercicio 2019, desde Cepa utilizaron datos oficiales del Ministerio de Hacienda y proyectaron los números finales.

Buenos Aires es la provincia más endeudada, dado que la estimación a finales de 2019 ascendería a $708.028 millones. Sin embargo, si se tiene en cuenta su capacidad recaudatoria (para fin de año se elevaría a $685.384 millones), la administración de Vidal no es la que presenta los peores números. De hecho, es la cuarta en esa lista.

Casi todos los especialistas coinciden en que la forma adecuada de analizar las deudas es en comparación con lo que recauda cada provincia. De esta forma, el rojo de Buenos Aires es 1,03 veces su recaudación de este año. Esto significa que pidió prestado el equivalente a un año de ingresos.

Primera en esa lista está Chubut, la provincia gobernada por el peronista Arcioni, cercano a Sergio Massa, que tiene problemas en sus cuentas fiscales y un gasto muy por encima de sus ingresos. Según datos de Cepa, su nivel de endeudamiento representa 1,79 veces el total anual recaudado. Esto significa que para pagar su deuda necesitará casi dos años de recolección de tributos. De acuerdo con el estudio, el stock de deuda de la provincia alcanzará para fin de año los $65.137 millones, en tanto sus ingresos sólo serían de $36.314 millones.

Si bien la situación de Chubut parece dramática, fuentes del Gobierno nacional dijeron que ninguna provincia está en situación cercana a un incumplimiento de sus obligaciones. Sobre la particularidad de la provincia patagónica señalaron que aún «falta una eternidad para sus próximos vencimientos». Además, explicaron que «lo de Chubut no es un tema de deuda, sino de gasto corriente, porque dieron un aumento salarial que no puede pagar y eso generó el problema».

Siguiendo la relación entre stock de deuda e ingresos anuales, segunda en el podio está Neuquén. La provincia gobernada por Omar Gutiérrez (Movimiento Popular Neuquino) tomó prestados 1,27 veces su recaudación anual, que para fines de 2019 sería de $57.012 millones, mientras que los pasivos llegarían a $72.644 millones.

Tercera está Jujuy, gobernada por el radical Gerardo Morales, cuya deuda es 1,09 veces el total de recursos percibidos, y debe $50.140 millones, mientras que sus ingresos serán de $45.823 millones. Con una comparativa de 0,94 veces, comparten el quinto lugar Mendoza (liderada por el radical Alfredo Cornejo), Córdoba (conducida por el peronista Juan Schiaretti) y La Rioja (cuyo gobernador es el peronista Sergio Casas).

Si se continúa analizando cada provincia, el nivel de endeudamiento sobre los recursos percibidos es dispar. Los valores más bajos los tiene San Luis (Alberto Rodríguez Saá- PJ) y La Pampa (Carlos Verna- PJ). La deuda puntana representa solo 0,03 veces del total recaudado, mientras que la de La Pampa, 0,08. Además, ambas con son las que menos dinero pidieron. El stock de deuda de San Luis ascendería a $1.372 millones a fin de año y el del distrito de Verna, a $2.680 millones.

¿Por qué hay administraciones que pueden endeudarse más que otras?

El economista especialista en finanzas provinciales Mario Sotuyo clarificó: «Hay provincias que por sus regalías tienen una expectativa de capacidad de repago mayor, como las vinculadas a explotaciones extractivas». Están las provincias que reciben regalías de la minería, como Catamarca, San Juan, La Rioja, Salta y Jujuy, y las que tienen ingresos relacionados con los hidrocarburos, como Neuquén, Chubut, Santa Cruz y Tierra del Fuego.

El economista explicó que la devaluación es positiva para las cuentas de esas provincias porque tienen ingresos dolarizados y pagan salarios en pesos. «Es fundamental la capacidad de negociación de cada gobierno y si hacen un buen arreglo con los empleados públicos, administrativos, de la salud y educación», sostuvo.

Con respecto a los datos que arroja el estudio sobre San Luis y La Pampa, Sotuyo añadió: «Son dos provincias físicamente muy solventes. La Pampa, en términos de servicios públicos, está un poco atrasada, pero San Luis, en cambio, tiene una oferta interesante».

Otro indicador interesante, además del tamaño y la relación entre deuda y recaudación, es la composición de las deudas, es decir, cuánto es el stock en dólares y cuánto el de pesos.

Ante los resultados del estudio, Hernán Letcher, director de Cepa, aclaró que las provincias más afectadas son las que tomaron deudas en dólares, como Buenos Aires, Chubut, Córdoba, Jujuy, Rio Negro, Salta, Neuquén, Mendoza, Chaco, Entre Ríos y Santa Fe. El especialista explicó que «como la recaudación es en pesos y el endeudamiento es en dólares, cuando se devalúa, el endeudamiento crece mucho más rápido que lo que se ajusta la recaudación, por lo tanto, la relación de la deuda contra la recaudación, afecta cada vez más».

Consultados ante eventuales problemas de las provincias para pagar sus pasivos, fuentes oficiales informaron que a nivel general ningún distrito está pensando en reperfilar o reestructurar su deuda en dólares o en pesos.

La situación con respecto a 2015

Si se compara deuda/recaudación en 2015, el año que asumió Mauricio Macri como presidente, con los datos proyectados para el cierre de 2019, hubo un aumento en promedio del 87%. Fuentes oficiales insistieron en marcar la diferencia entre tomar prestado para pagar sueldos a empleados públicos y hacerlo para financiar proyectos de inversión pública. «Las administraciones provinciales salieron a tomar deuda para financiar programas de obras públicas que no pueden pagarse con impuestos», aseguraron.

Ariel Barraud, economista del Instituto Argentino de Análisis Fiscal ( Iaraf), explicó que este aumento entre 2015 y 2019 es normal, porque en los años anteriores a la gestión de Macri los mercados de capitales estaban cerrados para la Argentina. «Las provincias no se endeudaron, porque no había acceso al financiamiento, el país no tenía un buen score y estaba en default. La que había era con el propio Estado nacional», afirmó.

De esta forma, en 2016, cuando se abrió el mercado de créditos, las provincias arrancaron con indicadores bajos. «No por saneamiento de cuentas, sino porque nadie le quería prestar», añadió Barraud.

De acuerdo con el estudio de Cepa, entre 2015 y 2019, La Pampa acrecentó la relación entre deuda y recaudación casi un 900%, mientras que Santa Fe, casi 600%. Sin embargo, la magnitud nominal de esas deudas es baja.

En otros casos, parten de números más altos. Córdoba, que estaba relativamente desendeudada en 2015, supera un aumento de 200%, Chubut aumentó 180% y Mendoza (gobernada por el radical Alfredo Cornejo), un 127%. Por debajo, número 15° se encuentra Buenos Aires, cuya deuda en 2015 era 0,62 veces el anual recaudado. La provincia aumentó en un 67% esa relación.

Si bien es cierto que la administración de Vidal incrementó la relación entre endeudamiento y recaudación de 2015 a 2019, casi todas las provincias, excepto cuatro, siguieron una evolución similar.

La que más logró «desendeudarse» fue Santa Cruz, gobernada por Alicia Kirchner, que bajó un 40% la relación entre ingresos y emisión de deuda. Le siguen Formosa, con un 23% menos, y Tucumán y Misiones, con un nivel del 3% y 2% de desendeudamiento en cada caso.

En relación con los números positivos que arroja Santa Cruz, Sotuyo consideró que probablemente haya tenido buena capacidad de negociación. «La devaluación le vino bien y consiguió cierto consenso interno para no dar los aumentos que venía dando, que eran descabellados, tenía mucho empleo público y salarios muy altos», advirtió.

En tanto, fuentes del Gobierno contaron que la provincia «aunque parezca paradójico», es una de las jurisdicciones con las que mejor trabajaron. «La administración provincial logró reconvertir su situación fiscal y empezó a tener un manejo más prudente del gasto acorde a lo que recaudaba», indicaron. Además, explicaron que la gestión santacruceña mejoró sus cuentas públicas a partir del año pasado con la devaluación.

Con respecto a las otras tres provincias que mejoraron sus índices, desde el Gobierno aclararon: «Más allá de alguno puntual, casi no tienen deuda y ésta nunca representó un problema para ellas».

De Catalina Bontempo para La Nación