Deuda | ¿La oposición de los fondos “duros” responde a una decisión diplomática de Alberto?

0
74
Días atrás, el fondo de inversión Ashmore -que detenta unos u$s1.000 millones en bonos locales en reestructuración- publicó un duro comunicado contra el Gobierno argentino; ¿fue a pedido del Tesoro de los EE.UU.?

El nuevo “malo” de entre los fondos de inversión internacionales que poseen bonos locales bajo legislación internacional es Ahsmore Group. Al menos así se desprende de una serie de decisiones que hizo saber en los últimos días, ante una versión que indicaba que Blackrock se encontraba más permeable a la negociación.

Ashmore -que también integra el Grupo Ad Hoc, liderado por BlackRock y Fidelity- hizo saber al Gobierno que no aceptaría ninguna oferta que baje del 55% del Valor Presente Neto (VPN) de los bonos a canjear, exigió que se elimine la “cláusula antibuitre” de los títulos a emitir, y reclamó que se les otorguen los mismos beneficios legales que continuarían manteniendo los bonistas que tomaron deuda emitida durante los gobiernos kirchneristas.

Se trató de un giro que volvió a empantanar las negociaciones, ya que se creía que el diálogo aceptado por Blackrock allanaría el camino a un acuerdo.

Pero este giro tiene una razón detrás, según reveló esta semana en Clarín el periodista Marcelo Bonelli. Según dio a conocer, “en Washington circula la versión de que el duro texto (n. del Redactor: del fondo Ashmore) tuvo un aval del Tesoro de los Estados Unidos. En otras palabras: que fue una réplica, por la decisión del Presidente de no apoyar el candidato de Donald Trump al BID”.

Según esta versión, las negociaciones que ya se encontraban encaminadas terminaron obstaculizadas por la intención del presidente, Alberto Fernández, de ubicar al frente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) a su hombre de confianza, Gustavo Béliz.

Gustavo Beliz

Recordemos que Béliz era uno de los candidatos puestos a ocupar la titularidad del BID, pero la decisión del gobierno de Donald Trump de nominar a Mauricio Claver-Carone para reemplazar a Luis Alberto Moreno terminó por echar por tierra las intenciones de la Casa Rosada.

A modo de queja, Argentina dejó saber que no apoyará al candidato de Trump a suceder en octubre próximo al colombiano Moreno, lo que generó ciertos roces con Estados Unidos.

La movida del gobierno de Trump generó sorpresa porque, tradicionalmente, el BID ha sido presidido por un latinoamericano, de la misma manera que el Fondo Monetario Internacional (FMI) ha quedado en manos de un europeo, y el Banco Mundial, en las de Estados Unidos. Además el mandato actual de Moreno culmina el 1 de octubre, un mes antes de que haya elecciones presidenciales en Estados Unidos, en la cual la reelección de Trump está en duda.

Recordemos, además, que el candidato impulsado por Trump ya había tenido una incómoda visita a la Argentina meses atrás, cuando había asistido a la asunción de Fernández, de la que finalmente no participó debido, molesto al ver que entre las delegaciones extranjeras invitadas a la jura estuvo el ministro de Comunicación de Venezuela, Jorge Rodríguez. El venezolano figura en un listado de funcionarios del régimen sancionados por organismos internacionales.