lunes, junio 17

Dictan prisión preventiva y embargo millonario para Ezequiel Guazzora, el periodista K acusado de pedofilia

0
98

La Justicia procesó al militante con prisión preventiva y un embargo de 1.204.700 pesos sobre sus bienes.

La Justicia dictó prisión preventiva y un embargo de 1.204.700 pesos sobre los bienes de Ezequiel Guazzora, el periodista acusado de abusar sexualmente y corromper a una adolescente de 16 años. Guazzora, quien estuvo prófugo durante 67 días, fue detenido hace dos semanas en Merlo.

El juez Santiago Bignone, a cargo del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional N°54, tomó esta decisión tras revisar las pruebas en el expediente que investiga los delitos de abuso sexual agravado por haberse cometido con acceso carnal en concurso ideal con corrupción de menores.

De esta manera, Guazzora continuará detenido mientras avanza el proceso legal. Mientras tanto, su defensa tiene la posibilidad de apelar la decisión ante la Cámara del Crimen.

El militante kirchnerista, que también fue precandidato del partido Principios y Valores liderado por Guillermo Moreno, había estado prófugo desde mediados de agosto. Su captura se produjo luego de una denuncia presentada por la Red Alto al Tráfico y la Trata (RATT Argentina) ante la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas (PROTEX).

Los efectivos de la Policía de la Ciudad montaron un operativo para detenerlo durante las PASO, pero no fue a votar. Desde entonces su paradero fue desconocido y el Ministerio de Seguridad de la Nación ofreció una recompensa de $4 millones para quien lo entregara.

Durante su período como prófugo, Guazzora cambió su apariencia física significativamente, lo que dificultó su localización ya que, al momento del arresto, lucía sin barba, con la cabeza rapada y más corpulento. Finalmente fue encontrado el 21 de octubre en una vivienda de Merlo, junto a otro individuo, y aseguró ser “un perseguido político”.

La investigación indica que el militante imputado habría pactado con la madre de la menor un encuentro en el que abusaría sexualmente de la joven. La madre habría acordado un precio por este acto y luego llevó a la adolescente a la casa del acusado, donde, supuestamente, la niña fue drogada.

El testimonio detallado de la víctima, respaldado por expertos, y una serie de mensajes aportados al expediente, fueron fundamentales para respaldar las acusaciones en este caso.