Diferencias entre artritis y artrosis y cómo tratarlas

0
96
Qué diferencia a cada enfermedad y qué se puede hacer al respecto
<p>Los términos artrosis y artritis hacen referencia a enfermedades reumáticas que afectan a las articulaciones. Aunque tienen puntos en común, son diferentes en cuanto a causas, síntomas, pronóstico y otros aspectos.</p><p>Una diferencia es que la artrosis es una única enfermedad, pero con distintas formas según la localización: de mano, de rodilla, de cadera, lumbar, cervical… En cambio, la palabra artritis no se suele pronunciar de forma aislada porque no se aplica a una sola patología, sino que es el denominador común de enfermedades muy diversas: artritis reumatoide, artritis psoriásica, artritis idiopática juvenil, espondilitis anquilosante, artritis microcristalinas (entre las que se encuentra la gota), las artritis infecciosas… También puede ser el síntoma de otras enfermedades reumáticas, como es el caso del lupus eritematoso sistémico.</p><p><img class="alignleft size-full wp-image-905645 img-responsive img-responsive lazyloaded" src="https://www.nexofin.com/archivos/2020/06/ekh2encxuaerzmn.jpg" data-src="https://www.nexofin.com/archivos/2020/06/ekh2encxuaerzmn.jpg" alt="" width="1024" height="684"><noscript><img class="lazyload alignleft size-full wp-image-905645 img-responsive img-responsive" src="https://www.nexofin.com/archivos/2020/06/ekh2encxuaerzmn.jpg" alt="" width="1024" height="684" /></noscript></p><p>En cambio, la artrosis hay que entenderla como un resultado final al que se puede llegar por muchos caminos. El fundamental es el envejecimiento, pero hay otras causas, como ser la que aparece años después de una fractura de articulación.</p><ins class="adsbygoogle" style="display:block;float:left;margin-top:30px;margin-bottom:30px" data-ad-client="ca-pub-6165500218845811" data-ad-slot="2935121636" data-ad-format="auto" data-full-width-responsive="true"></ins><p>La artrosis es una enfermedad reumática crónica que lesiona el cartílago articular. Provoca dolor, rigidez e incapacidad funcional, que impide realizar con normalidad algunos movimientos cotidianos como cerrar la mano, subir escaleras o caminar.</p><p>El término artritis significa inflamación de una articulación. Existen diferentes tipos y con mecanismos diferentes. Lo que todas tienen en común es el dolor e hinchazón de las articulaciones, que suele acompañarse de enrojecimiento de la piel.</p><p><img class="alignleft size-full wp-image-905646 img-responsive img-responsive lazyloaded" src="https://www.nexofin.com/archivos/2020/06/110810arthritida.jpg" data-src="https://www.nexofin.com/archivos/2020/06/110810arthritida.jpg" alt="" width="1200" height="800"><noscript><img class="lazyload alignleft size-full wp-image-905646 img-responsive img-responsive" src="https://www.nexofin.com/archivos/2020/06/110810arthritida.jpg" alt="" width="1200" height="800" /></noscript></p><p>En la artritis el rasgo principal es la inflamación y en la artrosis es el desgaste. Ambas cursan con dolor, en ocasiones hinchazón y rigidez, pero en la artrosis el dolor es de tipo mecánico, se desencadena con los movimientos y mejora con el reposo.</p><ins class="adsbygoogle" style="display:block;float:left;margin-top:30px;margin-bottom:30px" data-ad-client="ca-pub-6165500218845811" data-ad-slot="2935121636" data-ad-format="auto" data-full-width-responsive="true"></ins><p>En patologías como la artritis reumatoide, que es la enfermedad inflamatoria articular más frecuente, sucede lo contrario: el dolor tiende a empeorar con el reposo. Cuando la persona se levanta y empieza a caminar le va doliendo menos, como si se “aceitara”. Otra característica es la rigidez matutina, sobre todo en las articulaciones de las manos y los pies. En la espondiloartritis, el dolor y rigidez se manifiesta, sobre todo, en la columna lumbar y también mejora con el movimiento.</p><p><img class="size-full wp-image-905648 img-responsive aligncenter img-responsive lazyloaded" src="https://www.nexofin.com/archivos/2020/06/artritis-artrosis.jpg" data-src="https://www.nexofin.com/archivos/2020/06/artritis-artrosis.jpg" alt="" width="700" height="525"><noscript><img class="lazyload size-full wp-image-905648 img-responsive aligncenter img-responsive" src="https://www.nexofin.com/archivos/2020/06/artritis-artrosis.jpg" alt="" width="700" height="525" /></noscript></p><p>La artrosis puede ser primaria (la más frecuente y de causa desconocida) o secundaria a otras enfermedades. Entre los factores de riesgo cabe destacar la edad (el cartílago sufre cambios con el paso del tiempo y se va haciendo menos elástico), el sexo (más frecuente en mujeres), un antecedente traumático, el sedentarismo, el sobrepeso y la obesidad. No es hereditaria, pero tiene un componente de riesgo genético que, junto con otros factores, puede hacer que aparezca con más facilidad en quienes tienen una historia familiar. Otro factor de riesgo es el tabaquismo.</p><p>La obesidad y la falta de ejercicio físico no son tan determinantes en la aparición de las enfermedades reumáticas inflamatorias, pero sí en su progresión y pronóstico. La edad de inicio es variable. Se suele decir que la artritis reumatoide se inicia entre la cuarta y la quinta década de la vida, aunque en muchos casos se diagnostican antes. En el lupus surge incluso en la segunda o tercera década. En lo que se refiere al sexo también hay divergencias: por ejemplo, la artritis reumatoide es mucho más frecuente en mujeres, pero la espondiloartritis es más habitual en hombres.</p><p><img class="alignleft size-full wp-image-905649 img-responsive img-responsive lazyloaded" src="https://www.nexofin.com/archivos/2020/06/pain.jpeg" data-src="https://www.nexofin.com/archivos/2020/06/pain.jpeg" alt="" width="1350" height="901"><noscript><img class="lazyload alignleft size-full wp-image-905649 img-responsive img-responsive" src="https://www.nexofin.com/archivos/2020/06/pain.jpeg" alt="" width="1350" height="901" /></noscript></p><p>A la luz de los factores de riesgo mencionados, parece claro que el margen para la prevención es mediante un estilo de vida saludable: no fumar, alimentación sana y actividad física.</p><p>Los tratamientos son diferentes. No existe uno curativo para la artrosis, pero una combinación de fármacos, actividad física, protección de las articulaciones, evitar la obesidad y terapia física u ocupacional pueden mejorar la calidad de vida. Para el tratamiento farmacológico se usan analgésicos, antiinflamatorios, fármacos modificadores de la enfermedad e infiltraciones. La dieta mediterránea puede tener un efecto protector por sus propiedades antiinflamatorias y su efecto sobre la obesidad.</p><p>Las terapias para la artritis son variables y se tiende a la individualización. Lo más importante es hacer un diagnóstico etiológico lo más precoz posible para instaurar un tratamiento adecuado que será diferente dependiendo de la enfermedad reumática de la que se trate. Para aliviar los síntomas se encuentran los analgésicos, los antiinflamatorios y los glucocorticoides.</p><p>Fuente: <a href="https://cuidateplus.marca.com/bienestar/2020/06/24/diferencias-artrosis-artritis-173651.html" target="_blank" rel="noopener noreferrer">Cuidate Plus</a>