Dólar difícil de domar y «alud» de vencimientos de la deuda en pesos: ¿una recesión en puerta?

0
82

Luego de cinco jornadas consecutivas en las que no vendió dólares, el BCRA se desprendió de reservas. Además, se viene un fuerte vencimiento de deuda

Dólar difícil de domar y "alud" de vencimientos de la deuda en pesos: ¿una recesión en puerta?

La suba del precio del dólar blue y de los dólares financieros alternativos de esta semana muestra que se trata de una situación muy compleja de resolver para el BCRA.

El dólar blue volvió a marcar un nuevo récord histórico al llegar a los 383 pesos para la venta y registra una suba del 10 % en lo que va de enero o de 36 pesos si lo comparamos con los 346 pesos que marcó en el cierre de diciembre. Con estos datos y tomando un valor de 183 pesos la brecha cambiaria llega al 107 %.

Lo concreto es que luego de cinco jornadas consecutivas en las que no vendió dólares, el BCRA se desprendió en el mercado libre único de cambios (MULC) de unos 56 millones de dólares y muestra en enero un magro saldo neto comprador cercano a los 28 millones de dólares.

A esta preocupación por la suba del dólar de los principales analistas del mercado local y de Wall Street se suma lo que varios expertos financieros consultados por iProfesional denominan «el alud» de vencimientos de deuda en pesos que cae antes de las PASO de agosto.

Al respecto hay que mencionar que el próximo viernes el Tesoro enfrentará vencimiento de deuda en pesos por unos $106.160 millones. Del total de esa deuda que vence se calcula que el 96 % está en manos del sector privado y el restante 4 % en poder de distintos entes financieros del sector público.

Luego de la última licitación de enero se puede inferir que estos nuevos vencimientos a renovar no presentarán un gran obstáculo para el Tesoro.

s

Luego de cinco jornadas consecutivas en las que no vendió dólares, el BCRA se desprendió de unos u$s56 millones

Vence un «alud» de deudas en pesos: los escenarios posibles

Será importante el monto que se renueve y las tasas que deberá pagar por refinanciar esa deuda que podría ejercer una fuerte presión en el mercado del dólar paralelo y de los dólares financieros alternativos.

Esta podría ser más pronunciada desde abril en adelante donde vencerán en promedio unos 2 billones de pesos mensuales hasta agosto inclusive el mes donde se celebrarán las PASO anteriores a la elección presidencial de octubre próximo.

En ese aspecto de acuerdo a la mayoría de los analistas financieros consultados por iProfesional la gran preocupación reside en el equivalente a unos 50.000 millones de dólares de vencimientos de deuda en pesos que se producirán entre abril y agosto de este año electoral.

El especialista Salvador Di Stefano comentó a este medio que «antes habrá que evaluar las condiciones de el refinanciamiento después de las recientes subas de tasas del BCRA en particular la del coeficiente de la tasa de pases a los Fondos Comunes de Inversión (FCI).

En este caso se trata de una especie de golpe de a la rentabilidad de los bancos por la baja en la intermediación«.

En esta línea, el sector bancario es el principal aliado del equipo económico a la hora de refinanciar la deuda en pesos, ya que jugó un papel muy importante en el último canje de deuda del primer trimestre. En principio, la medida de este lunes genera cierta incertidumbre respecto al acompañamiento de los bancos en futuras operaciones de deuda.

s

El BCRA modificó su política de tasas de interés que mantenía a rajatabla luego del 15 de noviembre

Política de tasas de interés

Hay que destacar que en menos de siete días el BCRA modificó su política de tasas de interés que mantenía a rajatabla luego del 15 de noviembre del año pasado cuando aumentó del 69,5 al 75 % la tasa de las Leliq que le paga a los bancos.

Esas modificaciones se realizaron el 18 de enero el mismo día que el ministro de Economía Sergio Massa anunció que saldría a recomprar un 15 por ciento de los bonos emitidos en dólares subió la tasa de pases que paga a los bancos del 70 al 72 % nominal anual.

Luego el lunes pasado volvió a realizar una suba de los pases pasivos, pero solo para los Fondos Comunes de Inversión (FCI) y fijo el rendimiento en el 68,4 % nominal anual.

Por ese motivo el gran interrogante es qué hará el directorio del BCRA en su reunión de este jueves en el caso que esta situación se mantenga.

¿Se decidirá por una suba de la tasa de interés de política monetaria? Esta es la tasa de interés que paga el Central a los bancos por la renovación de las Leliq en la actualidad llega al 75 % nominal anual.

La última suba se produjo el 15 de noviembre pasado luego que se conociera el dato del IPC mensual de octubre que fue del 6,2 %.

Objetivos de la recompra de deuda en dólares

Con la recompra de los bonos en dólares el equipo económico busca dos objetivos al mismo tiempo.

En primer lugar, tratar de contener la suba de los dólares financieros alternativos y en segundo término buscar que esos bonos suban de precio para utilizarlos luego como garantía para obtener préstamos tipo REPO con bancos extranjeros y fondos de inversión asiáticos por unos 5.000 millones de dólares que se podrían utilizar para cumplir con la posición de reservas líquidas netas comprometida para este primer trimestre con el FMI.

A este complejo escenario se suma que los números de actividad económica muestran cada vez más indicios que el cepo a las importaciones golpea cada vez más fuerte el crecimiento de la economía.

Los números de actividad económica de noviembre medidos a través del EMAE publicados el INDEC confirma una contracción económica que se prolongó como consecuencia de las fuertes restricciones a las importaciones aplicadas desde agosto por el BCRA y la secretaría de Comercio.

El Estimador Mensual de Actividad Económica (EMAE) cayó un0,7% con respecto al mes anterior y profundizó las caídas de 0,2% y 0,5% que se observaron en septiembre y octubre del año pasado.

Lo preocupante es que EMAE refleja tres meses consecutivos de baja con respecto al mes anterior algo que ocurría desde febrero-abril 2020 el peor trimestre de la pandemia que fue el primer brote de COVID-19, que llevó a una extensa y estricta cuarentena.

s

Las restricciones a la demanda privada están lejos de levantarse

¿Recesión en puerta?

El último informe de Portfolio Personal Invesment destaca que «excluyendo este período particular, la actividad no caía por al menos tres meses consecutivos desde marzo-junio 2018, cuando el país atravesando la crisis financiera en el gobierno de Mauricio Macri que terminó con el pedido al FMI de un paquete financiero de unos 45.000 millones de dólares y una fuerte devaluación del peso frente al dólar.

El informe se pregunta ¿Cuáles son los motivos detrás de esta contracción?

Al respecto explica que, por el lado de la oferta, empezó afectar al ritmo de actividad el endurecimiento de las restricciones a las importaciones. En especial, a partir de la implementación del sistema SIRA, lo que se reflejó en una profundización de las caídas mensuales desde octubre (0,2% en septiembre vs 0,5% en octubre y 0,7% en noviembre). En tanto, por el lado de la demanda, tras los picos inflacionarios de julio y agosto (7,4% y 7%, respectivamente), el salario real terminó de hundirse, impactando negativamente en la demanda de bienes y servicios.

Por lo que podemos observar todo indica que las restricciones a la demanda privada están lejos de levantarse, por lo que está prácticamente asegurado que la contracción de la actividad se extienda en los próximos meses.

Por lo tanto, el BCRA tiene grandes dificultades para aumentar su stock de reservas netas, por lo que deberá administrarlo hasta la liquidación de la próxima cosecha gruesa, cuyo inicio podría retrasarse de abril a junio dada las condiciones climáticas.

El problema es que de acuerdo a lo que pudo saber iProfesional la estrategia que se utilizaría sería un endurecimiento aún mayor del cepo importador en la medida que se acerquen las PASO de agosto próximo.

En este aspecto hay que mencionar que el martes la autoridad monetaria anotó su primera jornada de compras en el MULC tras haberse desprendido de 200 millones de dólares en cinco días, pero ayer volvió a vender.

Por último, lo qué hay que considerar es que desde el fin del dólar «soja», las únicas dos grandes compras de dólares del BCRA fueron el 15 de enero donde compro 56 millones de dólares y el 13 de enero en el que las compras sumaron unos 200 millones de dólares.