jueves, julio 25

Dólar vs. inflación: cuál es la variable que conviene a los inquilinos para ajustar el alquiler

0
179

En medio de la crisis de alquileres y con el debate de la reforma de la ley en el Senado, muchos inquilinos deben actualizar sus contratos. ¿Qué variable les conviene tomar para ajustar el alquiler, dólar o inflación? 

En medio de la crisis de alquileres y con el debate de la reforma de la ley en el Senado, muchos inquilinos deben actualizar sus contratos. Sin embargo, no se están realizando nuevos acuerdos entre partes, ni renovaciones, ya que los propietarios y el sector inmobiliario buscan que se apruebe la modificación de la norma, que achica el tiempo de vigencia del contrato de 3 a 2 años, y corrige la cláusula de actualizaciones anuales por aumentos «con la periodicidad que acuerden las partes«, aunque deben ser «por intervalos no inferiores a 4 meses”.

En ese contexto y debido a la inercia inflacionaria, muchos contratos se están renegociando en dólares-y en menor medida con ajustes periódicos teniendo en cuenta la inflación- lo cual no es novedad, ya que parte de la oferta de los alquileres viró hacia una variante «temporal» y dolarizada. Informate más

Alquileres: ¿cómo se negocian los contratos en dólares?

Ahora bien, según fuentes del mercado consultadas por Ámbito, los acuerdos de este tipo de alquileres se suelen dar en moneda dura directamente y sin actualización, o se le pone un precio en dólares que quiera fijar el propietario, y a partir de ello, se establecen actualizaciones trimestrales, o semestrales en base a la inflación, pero con un contrato pesificado.

Otra opción, también suele ser el contrato temporal en dólares y con actualizaciones de precios en moneda dura. Esto ocurre sobre todo en las zonas residenciales, donde hay escasa oferta.

Subas. En agosto, los inmuebles evidenciaron subas del 12,8%, lo que marcanuevamente un récord.

Subas. En agosto, los inmuebles evidenciaron subas del 12,8%, lo que marcanuevamente un récord.

El dólar superó a la inflación en agosto, ¿pero qué puede pasar en septiembre?

La inflación está proyectada entre el 11 y el 12% para el mes de agosto por las principales consultoras, aunque la variación oficial que mide el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC) se sabrá el miércoles 13 de septiembre.

En ese contexto, para saber qué variable sería menos perjudicial para los inquilinos a la hora de acordar la actualización del contrato (dólar o inflación), es menester tener en cuenta que el dólar blue cerró en $735 el último día de agosto y, durante ese mes registró un salto de 33,6% (+$185).

Sin embargo, en los últimos días se estabilizó, a tal punto que este viernes 8 de septiembre cerró a $710. En este marco, el economista Federico Glustein señaló a este diario que en su visión «la divisa paralela difícilmente le gane a la inflación» y explicó que se debe a la «intervención del gobierno en el dólar MEP», lo cual pone en línea el valor del blue. «Por lo tanto, es difícil que suba 10% en un mes, no creo que supere los $750», resaltó el economista.

Además, Glustein argumentó que la dolarización se está dando a través del MEP, debido a que «está barato» comparativamente frente al blue, lo que permite canalizar por esa vía la cobertura en moneda dura y mantendrá al paralelo por debajo de la inflación.

En contraposición, el economista de Epyca, Joel Lupieri, se mostró escéptico con la idea de que el dólar blue corra de atrás a la inflación durante los próximos dos meses. «Más allá de que parece haberse experimentado una baja en las tensiones cambiarias, es más que probable que estas vuelvan a arreciar a medida que las elecciones de octubre estén más próximas», explicó y vaticinó que el dólar informal podría llegar a ubicarse «entre $800 y $850», en los días previos a la elección.

«De esta manera, el dólar blue volvería a adelantarse a la inflación qué, como generalmente sucedió en los últimos meses», añadió.

En este sentido, es real que en el primer semestre del año, el blue alternó meses por debajo de la inflación y otros por arriba del IPC. Pero, tras la disparada de agosto post devaluación, la divisa paralela se aceleró fuerte y acumuló en los primeros ocho meses del año una suba de 110,5%, muy por encima de lo que podría llegar a dar el acumulado de la inflación con el dato de agosto incluido, ya que entre enero y julio acumuló un 60,2% (en CABA, acumuló casi 80% contando el octavo mes del año).

Dólar vs. inflación: ¿qué puede pasar post elecciones de octubre?

Tras las elecciones presidenciales del 22 de octubre, no hay unanimidad entre los analistas sobre si el blue se mantendrá por encima de la inflación, o viceversa, por lo cual se vuelve complejo tener que proyectar debido a que los diferentes candidatos proponen senderos económicos diferentes para la moneda nacional.

Por ello, tomamos como punto de partida el Relevamiento de Expectativas del Mercado (REM) de julio, que realiza el Banco Central (BCRA), y que proyectaba una inflación para agosto de 7,9% y de 140,7% para todo 2023.

Cabe destacar que el informe se realizó previo a la devaluación del 20% peso que se dio tras las PASO, lo que aceleró la inflación, con lo cual para las consultoras privadas el IPC de agosto subió a dos dígitos, por ende se profundiza también la variación interanual de este año (algunas consultoras estiman cerca de un 180% para todo 2023).

Por otro lado, la inflación de la Ciudad entre enero y agosto totalizó 79,8%, mientras que el dólar blue en ese mismo período subió 112,43%, superando ampliamente al IPC.

En tanto, la expectativa del dólar oficial, según Matbarofex, a fines de diciembre de 2023 se negocia actualmente a $635 – tras la asunción del próximo presidente-. Si bien el precio muestra una diferencia del 80% respecto a los $350 de hoy, en las últimas jornadas han bajado levemente las expectativas devaluatorias, «ya sea porque no se produce una dolarización inmediata o porque se avanza con un desdoblamiento que requiere menor ajuste inicial del dólar oficial», explican desde MegaQM.

Gran parte de la oferta de alquileres se encuentra dolarizada.

Gran parte de la oferta de alquileres se encuentra dolarizada. Foto: Unsplash

En ese marco, los economistas coinciden en la dificultad de poder proyectar el valor del dólar blue tras las elecciones, ya que estos escenarios son altamente volátiles y «en esta elección en particular parece haberse exacerbado debido a las propuestas que podrían llevar al país a una ‘dolarización’ de la economía».

«Pensando en alquilar, estar atado a la moneda local (que con sus grandes defectos, sigue siendo la de curso local en Argentina), tiene más sentido. Pensar en pagos con un dólar, que bien podría escalar vertiginosamente, tocando o superando los $1.000 si gana una propuesta como la de Milei, parece descabellado», señaló Lupieri.

Por su parte, Glustein pronosticó una inflación interanual que estaría ampliamente por arriba del 150% para 2023. Además, con el atenuante de que parte de la emisión monetaria se concrete a fin de año y se acelere el déficit fiscal, » a menos que haya un plan tipo Bonex que pueda rescatar esa cantidad de papeles y bajar la actividad».

Respecto del dólar blue puntualmente, resaltó que el valor actual muestra un piso bajo debido a la «intervención» en el MEP, por lo cual al acercarse las elecciones presidenciales podría continuar escalando y «dentro de seis meses probablemente superemos las cuatro cifras y se sitúe por lo menos en $1.100«.

En tanto, para otro economista del mercado consultado por este medio sostuvo que la inflación podría estar por encima del dólar blue debido a los ajustes que genere el Gobierno entrante.

En síntesis, la mayoría de los economistas consultados concluyó que el precio del dólar blue estaría por encima de la inflación en los próximos seis meses, por lo cual convendría seguir ajustando los alquileres por inflación y no de acuerdo a la divisa estadounidense.