Dura advertencia de Goldman Sachs al Gobierno: “Un acuerdo light entre Argentina y el FMI estaría condenado al fracaso”

0
297

El banco de inversión norteamericano aseguró que un acuerdo no beneficiará al país si este no conlleva una sería política fiscal y monetaria

Mientras el plazo para alcanzar un acuerdo entre el Gobierno argentino y el FMI por la reestructuración del crédito Stand By por USD 44 mil millones que tomó la Argentina en 2018, está cada vez más cerca de vencerse, un banco norteamericano alerta por las consecuencias negativas que tendrá si lo que se logra es un acuerdo “light” entre las partes está “condenado al fracaso”.

Se trata de Goldman Sachs, cuyo jefe del equipo de investigación macroeconómica, Alberto Ramos, realizó un análisis sobre el estado en el que se encuentran las negociaciones y advirtió sobre la necesidad de avanzar con medidas drásticas que vayan de la mano con políticas fiscales y monetarias sostenibles.

“El FMI no va a resolver los problemas de la Argentina”, opinó Ramos en una entrevista con el portal Bloomberg En Línea. Y remarcó: “Sólo los argentinos y el gobierno argentino pueden resolver sus propios problemas, haciéndose cargo del ajuste necesario”.

Desde Argentina, el ministro de Economía, Martín Guzmán, asegura que las medidas drásticas para terminar con el déficit fiscal lo antes posible atentarán contra el crecimiento de la economía, algo con lo que Ramos no está de acuerdo: El ministro Guzmán opina que un ajuste acelerado de la política fiscal acabará con el crecimiento. Yo opino lo contrario, y creo que el FMI también. No hacer el ajuste fiscal es la vía rápida para no crecer”.

Sobre el crecimiento experimentado durante el 2021, el economista desestimó que pueda atribuirse a un merito del Gobierno: “Eso fue sólo un rebote de la severa contracción provocada por Covid-19 en 2021. Lo que sabemos es que las políticas actuales conducen al estancamiento económico y de hecho a la contracción, y a una inflación muy alta. No funcionan, fin de la historia. Insistir en ellas sería un gran error”.

Si bien, no llegar a un acuerdo sería catastrófico para el futuro económico del país, para Ramos alcanzar uno “ligero” para mostrar a los mercados internacionales la voluntad de pagar la deuda tampoco será suficiente: “Si se llega a un acuerdo, una de las opciones es un programa light, en el que el FMI proporcione alguna ayuda financiera con una matriz muy ligera de condicionalidad de políticas. Creo que eso sería un terrible error, porque no movería la aguja de las políticas en Argentina. Si las políticas no mejoran, los resultados macroeconómicos no mejorarán. Ese tipo de programa no beneficia a los argentinos y está condenado al fracaso”.

Y volvió a insistir: “Sólo los argentinos y el gobierno argentino pueden resolver sus propios problemas, haciéndose cargo del ajuste necesario. El FMI no impone políticas, sino que proporciona asistencia financiera y respalda un determinado conjunto de políticas. Tenemos que alejarnos de la idea de que el FMI es la bala mágica que resolverá los problemas de Argentina”, destacó.

“El problema no es el FMI. Son las autoridades. Incluso el anterior acuerdo con Argentina, bajo el gobierno de Macri, que ha sido muy criticado. El programa fracasó, pero creo que deberíamos preguntarnos exactamente por qué fracasó. No creo que estuviera mal diseñado. Hasta que el programa empezó a descarrilarse, la inflación estaba bajando, las tasas estaban bajando y el déficit fiscal se acercaba a cero. El shock del programa fue un shock político y de confianza, donde los resultados de las elecciones primarias sorprendieron a todos”, concluyó.