EEUU: Derek Chauvin, el ex policía que asesinó a George Floyd, fue declarado culpable

0
196
El ex policía blanco que mató a George Floyd fue hallado culpable por los tres cargos que afrontaba. En total suman 75 años de prisión

El asesinato de George Floyd el mayo pasado revivió la llama de un debate racial que nunca se apagó realmente en Estados Unidos. Pero hoy, un fallo histórico parece traer, por lo menos, un poco de alivio a las familias de las víctimas de violencia institucional y fundamentalmente a las comunidades afrodescendientes de aquel país.

Derek Chauvin (45), ex policía blanco de la fuerza de Minnesota, fue hallado culpable este martes por los tres cargos que cargaban en su contra: asesinato involuntario en segundo grado, penado con hasta 40 años de cárcel; asesinato en tercer grado, con una condena máxima de 25 años, y homicidio involuntario en segundo grado, que acarrea hasta 10 años de privación de libertad y una multa económica de 20.000 dólares. La sentencia firme será dentro de dos meses.

Chauvin fue esposado y puesto bajo custodia por la Oficina del Sheriff del Condado de Hennepin. Fuera de la sala una congregación de manifestantes aguardaban el veredicto, y al oírlo finalmente la emoción bajo el lema Black Lives Matter inundaron las calles. El día anterior más de 400 personas marcharon por la ciudad para exigir la condena de Chauvin, coreando “el mundo está mirando, nosotros estamos mirando, haz lo correcto”.

La familia de Floyd describió el fallo como “un punto de inflexión”, y su abogado Ben Crump escribió en Twitter: “¡La justicia para los afroamericanos es la justicia para toda América!”.

En la misma línea se pronunció el propio presidente Joe Biden, quien se comunicó en severas oportunidades con los familiares de la víctima. En una conferencia desde la Oficina Oval dijo a la prensa: “Rezo para que el veredicto sea el correcto. Creo que es abrumador desde mi punto de vista. No diría esto si el jurado no estuviera aislado. Son una buena familia y están pidiendo paz y tranquilidad, sin importar cuál sea ese veredicto”.

Las pruebas contra Chauvin son contundentes. Treinta y ocho fueron las personas que atestiguaron el momento de detención y posterior asesinato de Floyd, quien falleció por la falta de oxígeno que le causó Chauvin al retenerlo en el suelo apretando su rodilla en el cuello de la víctima. Chauvin siguió asfixiando a George Floyd incluso después que le pronunciara “I can’t breathe”.