El asesino del hacha ya era un homicida

0
59

17 DE Enero 2020 – El sujeto se hallaba oculto en el basural. No es cordobés sino chileno. Se trata de un sujeto de altísima peligrosidad.

La Justicia de Salta identificó plenamente al homicida que dio muerte a hachazos a un joven en un basural o vertedero de General Gemes, e hirió de gravedad con la misma arma a una segunda persona, cuando ambas se encontraban durmiendo.

Enrique René Frey, de 62 años, alias el «Cordobés», fue imputado como el autor del homicidio calificado de César Pérez Oviedo y de la tentativa de homicidio calificado de Raúl Ismael Sajama, y tras la acusación se abstuvo de declarar.

Es de nacionalidad chilena y tiene antecedentes por homicidio y robos reiterados. Se solicitó que se mantenga su detención y el juez de Garantías así lo dispuso.

El fiscal penal Rodrigo González Miralpeix, interino en la Fiscalía Penal 3 de la Unidad de Graves Atentados contra las Personas en feria, imputó el miércoles a Enrique René Frey, el «Cordobés», por los delitos de homicidio calificado por haberse cometido con ensañamiento y alevosía, y homicidio calificado por haberse cometido con ensañamiento y alevosía en grado de tentativa, en concurso real.

Estuvo acompañado por un defensor oficial y tras conocer la acusación en su contra se abstuvo de declarar.

El imputado no contaba con documentación que acreditara su identidad, por lo que se lo identificó a través de sus huellas dactilares y se pudo verificar que usaba al menos tres nombres y era conocido por dos alias, el «Chileno» y el «Cordobes». Tiene 62 años, es de nacionalidad chilena, se encuentra indocumentado y tiene antecedentes por robos reiterados y homicidio.

Desde la Fiscalía se solicitó que se mantenga su detención mientras se completan diversas medidas solicitadas por el fiscal.

El crimen

Según fuentes de General Gemes, a las 8.30 de la mañana del miércoles, el Cordobés esperó a que sus vecinos de aguantadero estuvieran dormidos para ingresar a la tapera o choza y blandiendo un hacha acabó con la vida de uno de ellos e hirió gravemente a la otra persona que dormía allí. Los alaridos de uno de los heridos hizo que un chico se acercara y viera la escena espantosa, lo que hizo que el Cordobés huyera del lugar detrás de los pasos del jovencito, que alertó sobre un ataque sin precedente en el Valle de Siancas.

f: El Tribuno